Los asesores, ¿qué tan responsables somos del mundo que hemos construido?

¿Quién asesora a los asesores? es la eterna y gran pregunta que revive esta obra escrita y dirigida por Constanza Blanco, una invitación a pensar cómo pretendemos hacernos cargo del daño irreversible provocado al planeta.

Por Lorena Caimanque

¿De dónde surgen las medidas que toman los gobiernos para enfrentar temas como la grave crisis medioambiental que afecta al mundo? ¿Quién los asesora y cuánto pesa la opinión ciudadana en las distintas decisiones que se toman? Estas son algunas de las preguntas que dan vida a Los asesores, obra escrita y dirigida por Constanza Blanco, quien además es una de las participantes del Programa de Dirección Escénica de Fundación Teatro a Mil.

Recientemente estrenado, este montaje reflexiona en torno al futuro de la Tierra, un tema contingente que Constanza Blanco quiso abordar a través de cuatro asesores políticos ficticios y anacrónicos, que de alguna manera interpretan las mejores y peores decisiones que se han tomado en la historia de la humanidad. Pero además, destaca su directora, “abren la discusión en torno a la participación ciudadana, haciendo que el público se pregunte qué tanto influyen sus opiniones a la hora de definir las decisiones que toman los políticos”.

Sobre este último punto, la directora de Los asesores comenta: “la obra es una experiencia interactiva en la que los asistentes pueden opinar, sin embargo, la gente sale con la sensación de que a pesar de que opinó no cambió nada, lo que básicamente refuerza nuestra tesis de que estamos gobernados por personas que sólo nos hacen creer que nuestras decisiones importan”.

Con estudios en dramaturgia participativa, Constanza Blanco actualmente se prepara para continuar su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona (España), especialización que le permitirán profundizar en la creación escénica y en el desarrollo de propuestas que ponen al espectador al centro de la experiencia. Si bien dice que lleva años indagando en este estilo de dramaturgia, reconoce que no fue tan simple aplicar todos estos conocimientos en el montaje de Los asesores: “me pasó que tenía muchas ganas de que la obra fuese más interactiva pero me encontré con un problema teórico-práctico porque no podía hacer participar a los espectadores tanto como yo quería, pues los personajes lo que quieren representar es precisamente la idea de que nos hacen creer que participamos, aunque en realidad no sea así”.

─ ¿Y quienes son estos asesores? ¿Te inspiraste en algún personaje en especial?

─Trabajamos con arquetipos porque el objetivo era representar ideas simbólicas, globales de estos puntos de vista, y los personajes de alguna forma tienen una misión que es que cada 40 años se despiertan y evalúan cómo está nuestro país. En el fondo representan grandes posturas ideológicas. Está el draconiano fascista, el romántico soñador que cree en un mundo mejor, el funcional como resignado a todo y, por último, el asesor complaciente que le dice sí a todo el mundo.

─ ¿Por qué te interesaba situar a estos personajes en un contexto retrofuturista?

─ Tenía muchas ganas de hacer el ejercicio de alejar al espectador justamente de la situación realista, quería hacer una ficción muy dura. A mí me interesa mucho el teatro interactivo, pero generalmente pasa que hay una idea en el mundo de las artes escénicas que para que el espectador quiera ser parte tiene que ser todo muy natural y realista, entonces los actores se sacan el maquillaje y dicen que no están actuando, y se sitúa todo desde ese lugar.

─ ¿Por qué te interesa la dramaturgia participativa?

Creo que es importante transformar el teatro en un gesto político de creación colectiva, que el público construya, pero que construya de verdad.


Creo que es importante transformar el teatro en un gesto político de creación colectiva, que el público construya, pero que construya de verdad.

Constanza Blanco
directora y dramaturga

Crear ficciones

Además de dirigir y escribir para teatro, Constanza ha trabajado como guionista para la productora Equilibre audiovisual y como asesora para diferentes proyectos tanto en Chile como el extranjero. La directora no hace separaciones entre el teatro y el audiovisual pues cree que finalmente todo tiene que ver con la escritura: “al final con los años me he dado cuenta que lo que a mí me gusta hacer es crear un mundo de ficción. Mi cabeza funciona mucho como el cine, por eso empecé a interesarme por el mundo de los guiones y porque también soy súper metódica y estaba aburrida de que me dijeran que la dramaturgia no tiene reglas, y en realidad encontré que en el cine sí había reglas. Yo siempre tuve muy claro que lo mío era la dirección y la escritura, y que lo que más me gusta es crear ese mundo de palabras, crear ficciones”.

─ ¿Y cuáles son tus próximos proyectos?

El estreno de Coliseo, que es el trabajo que desarrollé como parte del Programa de Dirección Escénica. Es una obra que tiene un fin más pedagógico, que está pensada para trabajarse en contexto de sala de clase para jugar a construir una obra de teatro, una ficción donde las temáticas las elige el público, entonces la obra es siempre distinta. Cada sesión parte desde cero.

Del 22 de agosto al 8 de septiembre, 20.30 h.

LOS ASESORES
Sala de las Artes, Centro Cultural Estación Mapocho (Metro Cal y Canto)