Proyecto Dínamo apuesta por la descentralización de la dramaturgia

Proyecto Dínamo apuesta por la descentralización de la dramaturgia

Interdram se ha enfocado en la creación de dramaturgos/as de todas las regiones del país, y en esta oportunidad siguen con el Proyecto Dínamo en una segunda etapa de lecturas dramatizadas. Conversamos con dos de los convocados quienes nos contaron cómo evolucionan los textos en estas instancias, y de qué manera se vive el teatro en las ciudades que viven, Arica y Valdivia.

Por Karina Mondaca y Diana Torres

El martes 2 de agosto parte la segunda etapa del Proyecto Dínamo, organizado por Interdram. La instancia, que consiste en lecturas dramatizadas y feedback del públicoreúne nueve textos en desarrollo de dramaturgos y dramaturgas provenientes de diferentes regiones del país y en la cual los asistentes podrán participar de manera gratuita, con la idea de generar un espacio de retroalimentación entre los autores y la audiencia en medio del proceso de creación.

En esta oportunidad los montajes seleccionados fueron El país de las larvas de José Antonio Luer, de Viña del Mar; Prisioneras del buen pastor de Héctor Álvarez, de Coquimbo; Los Mandamientos de Joanna Mellado, de Talca; Abuela Mala de Francisca Zapata, de Puerto Montt; El roto clemente de César Belmar, de Los Ángeles; Silicosis de Iván Huidobro, de Calama; Nómadas De Diego Agurto, de Santiago; Zamudio de Ruth Belmar, de Valdivia; y Todos somos Minotauro de Luis Saavedra, de Arica.

La convocatoria tiene como foco reunir a creadores provenientes de nueve regiones del país y de norte a sur. Ante la variedad de temáticas que proporciona el ciclo, quisimos conversar con dos autores de las zonas más lejanas. Ruth Belmar, proviene de Valdivia; y Luis Saavedra de Arica, ambos tienen contextos muy diferentes y viven realidades símiles respecto de la escena teatral en región.