Ernesto Orellana es el nuevo chileno en participar del programa de residencias del Dartmouth College | Fundación Teatro a Mil

Usted está aquí

Home Ernesto Orellana es el nuevo chileno en participar del programa de residencias del Dartmouth College
8 agosto 2017

Ernesto Orellana es el nuevo chileno en participar del programa de residencias del Dartmouth College

El actor, director y dramaturgo desarrollará su próximo montaje durante su estadía en el recinto a cargo del  New York Theatre Workshop. “Dartmouth se destaca por ser un colegio de artes cuyos intereses artísticos y políticos se han puesto en las comunidades migrantes y los estudios culturales críticos, por tanto, de acuerdo a mis propios intereses, es un espacio ideal”, dice el artista nacional.

Por Karina Mondaca Cea

El pasado mes de enero, durante la realización de Platea 17, se presentó una función especial de Inútiles. En aquella ocasión, al montaje escrito y dirigido por Ernesto Orellana, asistió una delegación de programadores y gestores culturales de todo el mundo que pudo presenciar esta sátira política que revisa y se entromete en la existencia histórica del racismo en Chile, a partir de la construcción autoritaria de la patria, la república, sus instituciones y héroes.

Fue allí donde Margarett Lawrence, directora de programación del Hopkins Center del Dartmouth College, se interesó en el trabajo realizado por el chileno, el cual finalmente se tradujo en una oportunidad única para él: entre el 14 y el 20 de agosto, el director, actor y dramaturgo nacional realizará una residencia artística en el recinto ubicado en Hanover, New Hampshire, donde compartirá con otros seis artistas del mundo la experiencia del intercambio artístico, y la creación de redes de gestión y colaboración. Los chilenos Camila Le-Bert e Ítalo Gallardo ya lo hicieron en 2016 y 2015, respectivamente.

“Fui invitado personalmente por Linda Chapman del New York Theatre Workshop y Margarett Lawrence, del Hopkins Center Dartmouth College, para que asista como artista escénico invitado”, explica Ernesto, a sólo días de partir a Estados Unidos. Este viaje, sin embargo, es sólo la primera parte de un proyecto de colaboración que continuará en enero de 2018, y de la mano de su compañía Teatro SUR. “Un futuro viaje para trabajar durante 10 días con su escuela de artes, compartiendo nuestras metodologías de trabajo con sus profesores y estudiantes, además de realizar un workshop y dos presentaciones de la obra en su hermoso teatro”.

Ernesto Orellana, previo a una función de Inútiles en Teatro Hoy 2016.

En medio de las funciones de El Acorazado Potemkin –hasta el sábado 12 en Teatro Sidarte–, donde participa como actor; y los ensayos de Orgiología, un montaje transdisciplinario que dirige junto a Paula Sacur, donde reúne a performers activistas, bailarines y bailarinas, músicos y diseñadores teatrales; Ernesto comparte sus expectativas para el proceso que prontamente iniciará el 13 de agosto, cuando parta de nuestro país.

¿Qué herramientas te puede brindar la instancia de una residencia, y especialmente una en un espacio como Dartmouth College?

La residencia me ofrece un espacio para trabajar a tiempo completo por un periodo determinado, en un ambiente propicio, generado específicamente para realizar trabajos artísticos. De la misma forma, compartiré con otros seis artistas del mundo, invitados a esta instancia, generando intercambios artísticos escénicos, redes de gestión y colaboración.

Darmouth se destaca por ser un colegio de artes cuyos intereses artísticos y políticos se han puesto en las comunidades migrantes y los estudios culturales críticos, por tanto, de acuerdo a mis propios intereses, es un espacio ideal. Además de la residencia, tengo agendado encuentros con profesores de la universidad para conversar sobre Teatro SUR, sobre la obra que compartiremos en enero de 2018 y la nueva que ahora escribiré.

¿Cuál es tu objetivo de esta residencia? ¿Qué quieres desarrollar durante la semana que estarás allá?

Trabajaré en la escritura de una obra que planeo y cuyo título es La Ley del Más Fuerte. Su título es un guiño y homenaje a Fassbinder, a quien admiro profundamente.

La obra investiga y reflexiona en términos generales la relación deseo, sexo, sexualidad y capitalismo. Siempre he sido un apasionado por las políticas del sexo, las sexualidades y el género. Soy activista en un colectivo de disidencia sexual y todos los proyectos que he venido realizando se cruzan por algún lado con el feminismo y sus lecturas políticas contemporáneas de las sexualidades en los cuerpos.

A mí lo que me interesa es el teatro político. Un teatro que se entromete de forma antagónica en las estructuras del poder, develando sus mecanismos, provocando nuevas formas morales, deseando la emancipación política, intelectual, corporal y sexual. Si bien me he concentrado en observar con mayor énfasis las estructuras representacionales políticas del poder y sus mecanismos de dominación y las posibilidades de subversión, la obra que ahora planeo la considero un ejercicio mucho más íntimo, atravesado por mis fantasmas, relaciones y deseos sexuales, y cómo aquello dialoga con un sistema cultural que utiliza sexualmente a los cuerpos para proteger nuevamente un orden del dominio (la heterosexualidad).

Crédito de fotos: Fundación Teatro a Mil

Volver Ir a Internacional