17.5.2019 | Nota

LEAR, EL REY Y SU DOBLE: Una obra sobre política, poder e impunidad

Luego de pre-estrenarse este verano en el Festival Quilicura Teatro y convocar a más de 1500 personas, Lear, el rey y su doble regresa a la cartelera como parte de la programación del Ciclo Teatro Hoy. El texto, escrito por Flavia Radrigán y llevado a escena por Jesús Urqueta, es una versión contemporánea y transformada de la obra de William Shakespeare El Rey Lear, texto del siglo XVII considerado una de las tragedias más importantes escritas.

A punto de comenzar la temporada, conversamos con sus creadores para conocer más sobre los temas que cruzan a esta propuesta protagonizada por los actores Francisco Reyes y Daniel Antivilo.

PODER, POLÍTICA E IMPUNIDAD

Para la dramaturga Flavia Radrigán, la importancia de adaptar este texto de Shakespeare reside en la relación entre política y poder, “en este sentido me interesaba muchísimo el concepto de impunidad, de por qué alguien puede ser impune al nivel de distribuir, apropiarse y decidir por la vida de su propia hija. ¿Qué hemos hecho en el entorno que todo esto se permite, acepta y protege?”, comenta.

Me interesaba muchísimo el concepto de impunidad, de por qué alguien puede ser impune al nivel de distribuir, apropiarse y decidir por la vida de su propia hija. ¿Qué hemos hecho en el entorno que todo esto se permite, acepta y protege?

0de9206d-451c-45d1-ae16-6e6ff53f650c (1).jpg

Cuando estaba preparando el texto, Radrigán leyó varias versiones de esta obra que llegaron a sus manos, incluso algunas copias originales donde se trataba el tema del incesto, y la manera en la que el rey traspasa sus propios límites: “Y en este proceso me preguntaba qué pasa con este orden establecido, qué es lo que permite que se traspase cualquier tipo de límite. A quién le conviene toda esta impunidad”, dice.

Así fue como, tras terminar de escribir la obra el año 2017, el texto de Radrigán llegó a las manos del director nacional Jesús Urqueta (Cuestión de principios; Arpeggione; Prefiero que me coman los perros), quien comienza a montarlo y a modificarlo a partir de las distintas lecturas que realizó junto a su equipo: “Lo que trabajamos con Francisco y con Daniel tiene que ver con 2 ejes importantes, uno la impunidad y el poder, y el otro el hincapié que la obra pone en la vejez”.

En esta línea, agrega Urqueta, “la puesta en escena de la obra tiene que ver con los fantasmas que empiezan a entrar en Lear debido al secreto que esconde y que termina desencadenando la muerte de su propia hija, Cordelia”.

Desde ese lugar, explica Urqueta, el personaje del bufón, interpretado por el actor Daniel Antivilo, simboliza al pueblo que sí sale a la calle y presiona al líder para que éste confiese, algo que para el director se vincula directamente con Chile, “con la historia de todos los culpables que no se hacen cargo de sus crímenes y errores”.

Asimismo, a través de la historia de este rey, agrega Radrigán, también se hace referencia a la vejez y la manera en que muchas veces se protege a personajes de edad, con poder, que han cometido grandes crímenes o han tomado decisiones sin escuchar la opinión del resto: “Pienso en los prisioneros de Punta Peuco, en toda la atención y preocupación que reciben. Se les cuida, se les protege, eso siempre me ha molestado. Ahí también creo reside una de las grandes reflexiones de esta obra”, concluye su dramaturga.

Del 17 de mayo al 2 de junio

LEAR, EL REY Y SU DOBLE
Teatro Finis Terrae
Más información sobre entradas, fechas y horarios AQUÍ