Monstruos Menores: la fauna bizarra de diseñadores teatrales en la Cuadrienal de Praga

Por Constanza Rifo

Desde 6 de junio y hasta el 16 se desarrolla la Cuadrienal de Praga, gran espacio de reunión de todos los diseñadores escénicos a nivel mundial, una muestra que da relevancia al diseño, la escenografía, el vestuario y la performance. Esta instancia que se realiza desde 1967 en la capital de la República Checa, es la exhibición internacional de escenografía y arquitectura teatral más importante del planeta

Este año más de 60 países y miles de participantes dan vida a un encuentro que es conocido como la olimpíada del diseño teatral. Destaca, además, una gran participación de países hispanohablantes. Los encargados de curar el proyecto que representará a Chile en esta edición son Juan Andrés Rivera, Rocío Hernández y Felipe Olivares.

La obra lleva por nombre Monstruos Menores y busca ser una representación de la diversa fauna de diseñadores escénicos en Chile, un museo de Historia Natural en miniatura dedicado a una rara clase de animales: los escenógrafos chilenos. En esta obra cada profesional tuvo la oportunidad de elaborar y presentar una especie propia, ya sea empleando falsa taxidermia o por medio de láminas ilustradas. La instalación funciona como un recorrido por la rica fauna que conforma la escena del teatro y el diseño de espectáculos.

"Mediante la elección de quienes fueron convocados, el mapa revela la especificidad de cada diseñador y el registro particular se hizo notar. La gran variedad de distintas miradas dentro del panorama de diseñadores es muy amplia. Los intereses y el perfil de cada uno se hacen visibles y definen el carácter personal , emergiendo una fauna muy rica en heterogeneidades plásticas y estéticas" comenta Rocío Hernández.

A través de un árbol filogenético de tamaño humano, los artistas muestran cómo todas estas especies están interconectadas, evolucionando y respondiendo a generaciones anteriores de artistas. Finalmente y para completar la experiencia de la instalación, los visitantes pueden acceder a audioguías, que les brindarán más información sobre estos animales, así como sobre sus sonidos y voces imaginarias.

En un contexto en el que el diseño teatral busca ser visibilizado y puesto en valor en nuestro país, toma una particular relevancia el concepto de la instalación que estos tres artistas llevan al extranjero, como una muestra del trabajo de cada uno de sus colegas, y a la vez nos hace un llamado de atención sobre el reconocimiento de su obra y el aporte que genera al teatro chileno.

Monstruos Menores por una parte saca a relucir a nuestro patrimonio creativo de diseñadores de escenografía, vestuario e iluminación con el mundo y por otra demuestra hacia Chile la importancia de nuestro rol y la valoración que debe tener

Rocío Hernández
Diseñadora Teatral

Desde la Cuadrienal de Praga nos responden Juan Andrés Rivera, Felipe Olivares y Rocío Hernández, para conocer más sobre la instalación y su experiencia en este importante encuentro de diseñadores teatrales en el mundo.

¿Qué les parece que es lo más interesante de la especie de los diseñadores teatrales chilenos? qué los y las caracteriza?

Juan Andrés Rivera: Creemos que esta visión del diseñador teatral chileno como una especie es una idea que nos viene rondando hace tiempo y lo pensamos así porque en nuestra experiencia hay ciertas particularidades que creemos que nos hacen ver el diseño y el teatro desde otro punto de vista, pensamos que chile es uno de los pocos países del mundo en que la formación es integral en el diseño escénico, esto quiere decir que tenemos una visión global de la puesta en escena, en otros países se especializan por áreas y eso nos caracteriza mucho, ese ojo de comprender el espectáculo como un todo.

¿Qué significa para ustedes presentar esta instalación en Praga?

Felipe Olivares: En chile hay solo una escuela de diseño escénico y para todos los diseñadores es muy importante la Cuadrienal porque uno se relaciona con otras escuelas y otra forma de ver el diseño en el mundo, es importante para nosotros estar acá porque también nos interesa traer la visión que tenemos, las formas de hacer diseño. Encontramos que en Chile hay diseñadores muy talentosos entonces hacer este homenaje a nuestros diseñadores en este lugar es muy enriquecedor.

¿Cómo fue el proceso creativo y qué aprendieron en esta investigación de la fauna de los diseñadores teatrales chilenos?

Rocío Hernández: El proceso creativo del Stand Monstruos Menores fue lo más gozoso, entretenido y lleno de entusiasmo dentro del gran proceso de gestación y producción de la obra. Gracias a que los conceptos con los que se trabajó e investigó eran clarísimos, coherentes e inspiradores , la traducción estética se resolvió de manera muy fluida y logramos plasmar lo que buscábamos.

En un comienzo se resolvió el diseño del stand mayor, sus recorridos, paleta de color y materialidades, las distintas formas de exposición de un museo de historia natural nos guiaron hacia formas de organización como espacios para exponer las taxidermias, dioramas, insectarios, ilustraciones y fanales. Todos estos formatos de exposición debían ser compuestos en este recorrido. Luego de esto viene el proceso de creación de cada monstruo en el que como curadores diseñamos cada especie de acuerdo a la particularidad de cada diseñador teatral en su expertiz. Se crea un bestiario fantástico asignándole su formato: Insecto, ilustración, taxidermia etc. Luego de esto comienza el proceso de producción y se genera el contenido sonoro y textual del universo de cada monstruo. Así se desarrolla a grandes rasgos el proceso creativo y luego comienza una segunda etapa de realización donde se visualiza en materialidades el diseño propuesto.

¿Por qué representar estas 40 especies con un animal?

Juan Andrés Rivera: Nos pareció interesante explorar la metáfora del diseñador teatral como una especia rara en la fauna teatral chilena, como unos animales extraños, casi en peligro de extinción que poca gente conoce, como fauna bizarra, por eso imaginamos esta exposición como un museo de historia natural de bolsillo, donde para cada diseñador diseñamos un animal que representara sus obsesiones y los materiales con los que trabaja y el nombre y el tema lo sacamos de un libro que se llama América Imaginaria de Miguel Rojas Mix, en ese libro se borda el imaginario europeo sobre América y era interesante exhibir el trabajo de los diseñadores en Europa también mostrarlo como especie exótica en un museo, una cita a los zoológicos humanos donde se exhibían indígenas de América para la elite europea.

¿Qué esperan provocar y comunicar con esta instalación hacia los otros diseñadores presentes en la cuadrienal?

Felipe Olivares: Nuestra instalación es un catálogo de investigadores escénicos chilenos, pero este catalogo está visto en un formato muy distinto y no es como las maquetas o los bocetos de los diseñadores, sino que es transformar al diseñador y sus formas de trabajo en un animal, quisimos traer una forma distinta del trabajo de cada colega y hacerlo con humor, y que la gente viva una experiencia divertida pero también se interese en seguir profundizando en qué hay detrás de cada bestia, ese es el objetivo, hacer algo llamativo y que se interesen por los diseñadores que hay detrás.

¿Es esta una forma de sacar de la sombra el trabajo de los y las diseñadoras teatrales de Chile? sienten que hace falta visibilizar este trabajo en nuestro país?

Rocío Hernández: Más allá de solo buscar la visibilidad, que durante mucho tiempo ha estado sepultada, tiene que ver con valorizar el rol del diseñador teatral como un agente artístico y creativo igual de relevante que el resto de los que integran un colectivo creativo. La importancia de esto no es sólo la implicancia de verse sino de dignificar, respetar y valorizar la responsabilidad del diseño teatral o escénico y por sobretodo la del diseñador.Existe en el ejercicio escénico un creador sensible, un artista que se involucra, un pensamiento que trabaja. La Cuadrienal nos invita a reunirnos en la reflexión del diseño escénico y performático.

Finalmente si me pueden relatar ¿cómo fueron estos días previos de montaje y qué esperan de esta instancia?

Juan Andrés Rivera: Han sido muy agotadores estos días, hemos luchado con hartas cosas y burocracias varias que son propias de este tipo de proyectos y ha sido una gran labor de producción (Daniela Moraga). Los días de montaje fueron intensos, porque hasta el último momento teníamos dudas si la carga iba a llegar a tiempo o no, finalmente igual llegó el día que pensábamos pero un poco más tarde, entonces tuvimos que trabajar contra reloj y recibimos mucha ayuda desinteresada de otros diseñadores que estaban en Europa. Fue muy bonito, a pesar de lo cansador, y la recepción que ha tenido hasta el momento ha sido increíble a la gente le ha gustado mucho, el objetivo se está cumpliendo. Estamos muy contentos y emocionados.