Apropiación y traducción Simón R. y Francisco R.
Dirección Simón Reyes

País Chile
Disciplina teatro
Duración 1 h 15 min.
Recomendación +8
Idioma español
Estreno agosto 2014, Los Choros (Chile)

En esta apropiación del Hamlet de Shakespeare, Yorick, el ex bufón de la corte del Rey Hamlet (que en la versión original está representado por la famosa calavera), a cambio de unas cuantas botellas de vino y en un ambiente de buhardilla o purgatorio donde erran las almas, nos cuenta la tragedia de su entrañable compañero, el joven Hamlet, príncipe de Dinamarca:

El fantasma del difunto Rey, se presenta ante el príncipe. Un enorme terror se apodera de él. En sus oídos resuenan una horrible acusación contra su tío Claudio, una exigencia de venganza y una súplica apremiante y repetida: “Recuérdame siempre”. La sorpresa y la melancolía se apoderan de este joven solitario, se siente amargado, mientras que los criminales sonríen. Entonces, jura no olvidarse nunca de su asesinado padre. Hamlet, un ser romántico, virtuoso, noble y de elevada moral, carece de la fuerza material que caracteriza al héroe y sucumbe al intentar cargar con un peso que no puede soportar ni tampoco rechazar. Al final, Yorick recibe a Hamlet en el limbo en que habita, cerrando la historia que quedará lista para volver a ser contada.

Este montaje unipersonal es protagonizado por el actor Francisco Reyes, quien relata y encarna los personajes de la tragedia. La historia es contada en ruinas de pueblos y lugares recónditos de Chile.  La obra se estructura a partir de los 7 soliloquios de Hamlet, utilizando los textos originales y se escribe una escena, donde Yorick habla de su propia historia y de su relación con Hamlet.

Director Simón Reyes Oliva Actor Francisco Reyes Morandé Cantante Rocío Reyes Romero Actor en video José Soza Realizador video Luis Pablo Román Escenografía y técnica Cristián Reyes Vera Asistencia técnica Rodrigo Leal, Cristián Matta Diseño de sonido Miguel Miranda Diseño y realización vestuario José Luis Plaza Diseño gráfico Soledad Poirot Oliva Arreglos musicales Marcelo Vergara Operador sonido Patricio Pinto Operador iluminación Gaspar Garrós Registro audiovisual Nicolás Venegas Fotografía artística Rodrigo Campusano Apropiación y traducción Simón R. y Francisco R. Editor Pablo Concha Coordinador sala de ensayo Carlos Sotomayor Asesor sala de ensayo Patricio Schiappacasse Producción SuperArte Producciones

Simón Reyes realizó estudios de teatro y dirección teatral en la escuela experimental Puckschule de Stuttgart, donde aprendió actuación y dirección según el método de Michael Chejov, improvisación, malabarismo, poética, danza, esgrima, historia del arte, comedia del arte, coro y filosofía, entre otras disciplinas. Estudió actuación y dirección con los profesores Dr. Felix Müller (director de teatro de la Schauspielhaus Frankfurt/Main y director de la escuela para Musik u. Darstellende Kunst en Stuttgart, Abteilung Schauspiel) y Bernd Kühler (profesor de teatro pedagógico en la escuela para Musik und Darstellende Kunst en Stuttgart). En 2014 dirigió de la obra de teatro Yorick, la historia de Hamlet, proyecto de teatro itinerante que, mediante el formato de cuentacuentos, retorna a los orígenes del teatro. El mismo año es director de las lecturas dramatizadas de Shakespeare450, junto a Néstor Cantillana y Gary Counsil en el marco del festival de Shakespeare que conmemora los 450 años de su nacimiento.

En palabras de Simón Reyes: “El trabajo con el actor. En esta puesta en escena, un solo actor representa varios personajes. El actor y su ángel (talento) están en primer plano. Ser partícipes como público de la creación de atmósferas, sin necesidad de un cambio externo del actor, sólo por su intensidad energética, así como la trasformación externa del actor (de un personaje a otro), deslumbrándonos por ese acto mágico y misterioso. Esto nos invita a remirar al hombre y su cuerpo. Trabajamos con el método del ruso Michael Chejov: el gesto psicofísico. El drama a ratos se detiene para escuchar el canto lírico de Ofelia, quien nos lleva a otro mundo, abstrayéndonos, silenciando lo humano y sus turbulencias.

Es un teatro de cuenta cuentos. Se cuenta la historia de Hamlet. Todo relato tiene miles de capas. El público puede detenerse dónde desee, maravillarse dónde quiera. Es un espectáculo, donde hay un ingrediente para todos los gustos: la reflexión, el humor, canto lírico, poesía, riesgo (el actor aparece, desaparece, se sube a alturas, etc.), juegos de luces, proyecciones gigantes, fuego, en fin.

La puesta en escena responde a un formato itinerante, adaptable a cualquier espacio. Es realizada en ruinas de pueblos y lugares recónditos de Chile. Forma parte de la obra y su creación la selección de estos lugares, lo que implica avanzadas. Ponerse en contacto con las autoridades de los pueblos. Es un mito, que empieza a cobrar forma meses antes. Toda esta revolución popular, culmina en unos minutos de ensueño. Entonces la ruina, y la naturaleza con su crepúsculo (el cambio de temperatura, los vientos, los perros, el canto de las aves y los sonidos de los insectos) son parte de la obra. Como un anfiteatro griego. Que incluye también el peregrinaje al lugar. Muchos van llegando a pie. Mientras se oscurece, se ven siluetas de familias acercándose, curiosas de la obra: viejitos tomados del brazo, padres y niños.

En la creación de la obra misma han participado alrededor de veinte personas. En la puesta en escena los creadores principales han sido: Cristián Reyes con la escenografía y diseño de luces. Diseño de sonido Miguel Miranda y diseño y realización del vestuario José Luis Plaza. El conjunto evoca un sueño sutil, colorido y fantasmagórico. El material utilizado para la escenografía es la madera: postes con luces que suben y bajan, mesones y tronos. Las telas del vestuario son ricas en texturas, y colores palaciegos. Telas que cuelgan movidas por el viento. La música y la iluminación, son atmosféricas, acompañan el relato, resaltan las ruinas. El canto lírico de Ofelia en vivo nos traslada aún a pasajes más surrealistas.

Es un teatro efímero, migratorio y de tertulia, pues sólo se da una vez en una ruina o espacio significativo para el pueblo. Al ser único, implica que debemos movernos, llegar allí, vincularnos, realizar la obra, y despedirnos. Mientras estamos allí instalados, nos involucramos con la gente local. A veces actúa gente local algún personaje, o nos llevamos algún asistente para otras locaciones. Suceden cosas inesperadas. Al finalizar las funciones nos reunimos con el público para conocernos. Conversamos sobre la obra y la vida en general. La tertulia la acompañamos de comidas y bebidas que prepara la misma gente del pueblo. Muchas veces especialidades locales. Para nosotros como compañía es una imagen de la vida misma. Un ideal de vida.”

Video

    • Valparaíso
    • Rapa Nui
    • 7 Enero / 21:30
    • Metropolitana de Santiago
    • Isla de Maipo - Casona Mineral de Naltagua (Calle Coyhaique s/n, Localidad San Vicente de Naltagua). Entrega de invitaciones del 9 al 12 de enero en Casa Cultural.
    • 14 Enero / 21:00
  • Precio: GRATUITO