Teatro ICTUS y su obra documental: “Mostramos crudamente nuestras vidas”

Usted está aquí

Home Pulso Cultural Noticias Teatro ICTUS y su obra documental: “Mostramos crudamente nuestras vidas”
30 octubre 2017

Teatro ICTUS y su obra documental: “Mostramos crudamente nuestras vidas”

Esto (no) es un testamento hace un repaso por el trabajo de la compañía en sus más de 60 años de historia. El montaje, que forma parte del Ciclo Teatro y Memoria, rescata historias personales de los artistas para repasar los cambios en Chile y en el teatro local. “Independientemente de lo que pasaba en el escenario, aquí hay un grupo de teatro que ha estado en las buenas y en las malas”, cuenta la actriz María Elena Duvauchelle.

Por Sergio Espinosa

Es 1955 y un grupo de estudiantes de tercer año del Teatro Ensayo de la Universidad Católica (TEUC), decide empezar a trabajar en un proyecto propio en busca de una experiencia teatral distinta. Así nace ICTUS, que hoy celebra más de 60 años de trayectoria con un montaje en clave teatro documental.

“La idea de ellos era hacer una nueva creación dirigida por un director joven, luego buscaron el apoyo del GAM, y cuando me invitaron yo dije que no podía trabajar solo, sino que quería trabajar con mi compañía (La laurapalmer)”, cuenta Italo Gallardo, quien junto Pilar Ronderos, asumen la dirección y dramaturgia de Esto (no) es un testamento. “Es una compañía joven mirando a una compañía que ya tiene muchos años de historia”, agrega el director.

Gallardo, conocido por sus trabajos de teatro documental, explica que pasó tres meses recopilando información y entrevistando a los integrantes de la compañía, Paula y Nissim Sharim, María Elena Duvauchelle y José Secall. “A partir de eso, fuimos seleccionando material para crear el texto que acompaña la obra”, dice. Sobre la metodología de la creación, la actriz María Elena Duvauchelle, agrega que “es muy distinta a la que ICTUS está acostumbrado. Son dos metodologías que se aunaron en un espectáculo que para nosotros es realmente conmovedor hacerlo”.

Nissim Sharim tiene una aparición virtual en el montaje

¿El resultado? Un montaje que rescata historias personales para repasar los cambios en Chile y en el teatro local. La actriz precisa que “contamos la historia que hemos vivido, son tres generaciones: yo soy la mayor, después está la generación del Pepe (Secall) y después está la generación de los dos directores y de la Paula. Son tres miradas, tres lecturas que se juntan a través del teatro”.

¿Cómo definirías este trabajo, Italo?

Nosotros decimos que, por primera vez, estos actores con tanta trayectoria, cuelgan su vestuario, ya no están haciendo un personaje y se muestran en su humanidad pura. Es una revisión crítica de la historia del ICTUS, no queríamos caer en el homenaje. Sería fácil alabarlos, en la época de la dictadura, sobre todo, fueron súper importantes, pero la idea era revisar estos 60 años de historia a partir de los que no se conoce. Ya hay mucha historia en los libros y es material de estudio en las universidades desde hace mucho tiempo. Lo que nosotros queríamos conocer era la otra parte. Sobre todo, el lado humano.

Mientras preparaban el montaje, los mismos actores se fueron sorprendiendo de sus historias. “Es emocionante, nos fuimos conociendo más y mostramos crudamente nuestras vidas. Fue muy emocionante, por ejemplo, escuchar de la vida del Pepe o de la Paula, hay cosas que yo no sabía. Independientemente de lo que pasaba en el escenario, aquí hay un grupo de teatro que ha estado en las buenas y en las malas. Somos seres humanos que estamos al servicio del teatro”, reflexiona María Elena Duvauchelle. La actriz, incluso recuerda en escena su desvinculación a la agrupación. “El año 72 me echaron y lo cuento en la obra”, adelanta.

Han dicho que el montaje no es sólo una revisión, también tiene una mirada hacia el futuro. ¿Cuál es esa mirada, María Elena?

La gente habla del ICTUS, de sus etapas y de la creación colectiva, pero también estamos hoy. El ICTUS no se termina con los 60 años, hay un cambio, una generación nueva. Incluso hay una toma de mando muy importante, de Nissim hacia la Paula Sharim. Ella lleva el pandero hoy en día, y lo ha hecho muy bien. La Paula ha abierto muchos caminos.

¿Existe una clave para que una compañía perdure?

Hay una palabra de la que siempre hablamos: permanecer. Nosotros pasamos las mismas pellejerías que pasa cualquier compañía, pero tenemos una mística. En el grupo podemos disentir, podemos discutir o no estar de acuerdo en algo, pero siempre hay un camino que nos une, que es el teatro. La gente en el Ictus trabaja en función al teatro, a la obra. No hay primeros actores, segundos actores, ni coprotagonistas. Los actores estamos al servicio de lo que queremos decir.

Esto (no) es un testamento forma parte del Ciclo Teatro y Memoria que se está desarrollando de forma gratuita en 11 comunas de la Región Metropolitana. Además de sus pasadas funciones en Cerrillos y Cerro Navia, el montaje se presentará el 1 noviembre, a las 20 horas en el Centro Cultural de San Joaquín; el 6 noviembre, a las 20 horas, en el Centro Cultural de La Granja; y al día siguiente, en el mismo horario, en la Corporación Cultural de Recoleta. Revisa los detalles de la entrega de invitaciones aquí.

Fotos: Centro GAM

Volver Ir a Noticias