El súper septiembre de Rodrigo Pérez con tres obras en cartelera

Usted está aquí

Home Pulso Cultural Noticias El súper septiembre de Rodrigo Pérez con tres obras en cartelera
12 septiembre 2017

El súper septiembre de Rodrigo Pérez con tres obras en cartelera

El actor dirige la coproducción de Fundación de Teatro a Mil, Violeta Parra: Al centro de la injusticia, que a fines de septiembre vuelve con funciones al Teatro UC. También dirige una nueva versión de Diatriba, el desaparecido, de Radrigán, en el GAM, donde también actúa en la obra Pompeya“Actuar es puro placer. Si a uno lo invitan a tener un espacio de goce profundo, es muy raro decir que no, no hay razón”, confiesa.

Por Sergio Espinosa

Violeta Parra: Al centro de la injusticia. Funciones del 28 de septiembre al 4 de noviembre

Era la primera semana de septiembre y Rodrigo Pérez acababa de terminar las funciones de Ricardo III, el Príncipe Contrahecho; una de las últimas obras escritas por Juan Radrigán que se presentó hasta el 2 de septiembre en un montaje protagonizado por Cristian Carvajal. Este, fue solo el comienzo de un intenso mes para el actor y director.

Esa misma semana, Pérez ensayaba, de 14 a 17 horas, Violeta Parra: Al centro de la injusticia, que dirigió el 2008 y que a fin de septiembre vuelve con funciones al Teatro UC. Luego llegaba al GAM, donde asumió la dirección de Diatriba, el desaparecido, también de Radrigán, que tiene funciones a las 19 horas. Una hora más tarde Rodrigo se estaba maquillando para Pompeya, la obra que dirige Rodrigo Soto y donde actúa.

Pese a los múltiples proyectos en los que está trabajando, Rodrigo se toma el trabajo con calma. A Pompeya, por ejemplo, cuenta que ingresó porque “cuando supe el elenco, hubiese sido una tontera no aceptar, no hay razón para no aceptar. Además, que actuar es puro placer, independientemente de los nervios, es puro placer. Si a uno lo invitan a tener un espacio de goce profundo, es muy raro decir que no, no hay razón”.

Pompeya, que viene trabajado desde comienzos del año, está basada en testimonios y material documental. Gerardo Oettinger (Bello Futuro) la escribió a partir de la idea original de Rodrigo Soto (Las criadas), quien también dirige. “El travesti es una excusa para hablar de un Chile que trata a su gente como inmigrante en su propia tierra. Somos nosotros mismos excluidos”, cuenta el director. Además de Rodrigo Pérez, el montaje es interpretado por Gabriel Urzúa, Guilherme Sepúlveda y Gastón Salgado y estará en cartelera hasta el 30 de septiembre.

“Fue un súper desafío en el sentido de que mis compañeros son realmente brillantes, y no lo digo solo de buena educación. Uno que es más viejo, que no pertenece a esa generación, estar con estos cabros tan talentosos, fue súper desafiante y al mismo tiempo súper bonito”, explica Rodrigo.

Diatriba, el desaparecido, se presenta hasta el 24 de septiembre en el GAM

En la sala de al lado, en el mismo GAM, se presenta Diatriba, el desaparecido. Pérez toma el monólogo de la mujer de un desaparecido, para que cuatro actores cuenten su reclamo sin encarnarla a ella. “Es una obra que para mí es súper importante en términos de su contenido y en términos de la poética que da cuenta del contenido, el cómo está escrito. Es un monólogo de Juan Radrigán que yo asumí hace 8 años atrás”, recuerda.

¿Por qué volver a traerlo a escena? Rodrigo explica que “me di cuenta que es un reclamo concreto, frontal y político, en el sentido de que hay un reclamo respecto a traer de vuelta, vivo muerto o como sea, a aquellos que han sido desaparecidos, de eso se trata básicamente. Yo la hice teniendo la sensación de que era un aporte, de que algo pasara, uno siempre cree ingenuamente en eso. Bueno, pasaron 8 años y no ha pasado nada, razón por lo cual yo decido hacerla de nuevo”.

Aunque trabaja con el mismo material textual, la de ahora es una obra totalmente distinta, con una puesta en escena distinta. “Hemos decido con el grupo hacerla cada 8 años de aquí hasta que pase algo respecto al tema. Es instalar el reclamo”, confiesa el artista. El grupo, que incluye a Catalina Saavedra, Marcela Millie, Guillermo Ugalde y Marco Rebolledo en la actuación, se juntó durante cuatro meses, una vez a la semana, para preparar este montaje.

¿Por qué decidiste hacer un nuevo montaje y no remontar el del 2009, Rodrigo?

Este montaje en particular pone el acento en la poética del texto. El texto propone una ficción, la ficción es una mujer que le reclama al público. Sin embargo, a mí me interesó en esta ocasión que la poética del texto apareciera en primer lugar, para la cual yo me bajé de la ficción propuesta y pongo a un grupo de actores, dos hombres y dos mujeres, a contar la obra, a contar la historia de esa mujer.

Pompeya se presenta hasta el 30 de septiembre en el GAM

El último proyecto de Rodrigo Pérez que verá la luz en septiembre es el regreso de un montaje que debutó el 2008, la coproducción de Fundación Teatro a Mil: Violeta Parra: Al centro de la injusticia. “Esta vuelta fue una invitación del Teatro de la Católica, que quiso ponerla en escena. Me llamaron a mí a finales del año pasado por si era o no posible, dije que iba a llamar a los actores y  los actores me dijeron ´ay feliz, que bueno´. No me quedo otra que decir que bueno”, cuenta.

Sobre este trabajo, Rodrigo explica que “surge por una petición de Ángel Parra, el hijo de Violeta. A propósito de que él tenía su libro recién salido (Violeta se fue a los cielos)”. Sin embargo, del libro solo tomaron un par de frases y el modo de organizar temáticamente el material poético de la cantautora, que este año ha sido homenajeda en múltiples oportunidades a propósito de los 100 años de su nacimiento.

“Lo que vamos a ver sobre el escenario es solamente un par de palabras de Ángel Parra, más una composición en guitarrón que nos acompaña y todo lo demás es solo Violeta Parra, no hay dramaturgia de por medio, hay dramaturgismo, que es la organización del material. Para esa organización participó Ángel Parra desde su creación literaria”, advierte Rodrigo. Claudia Vicuña, Francisca Márquez, Marcela Millie, José Olavarría, Sebastián de la Cuesta y Marco Rebolledo componente el elenco de este montaje que se presentará hasta el 4 de noviembre.

¿Cómo fue abordar un personaje de esta envergadura, Rodrigo?

Yo siempre he tenido mucho pudor con eso. Nunca he hecho nada salvo eso. Los miedos de uno siempre tienen que ver con la mirada de afuera, y esa mirada tiene que ver con que exista la posibilidad de que alguien que la conoció, efectivamente, o conocía a ese personaje equis, vea la obra. Si ya es imposible que haya alguien, me atrevo. Es difícil, por eso entro con la poesía.

Trabajas en muchos proyectos en paralelo. ¿Tienes una metodología de trabajo?

Sí, hay una que tiene que ver con la no preparación de nada. Vale decir, con una construcción que se da in situ. Las características de esa construcción son las que van a surgir entre yo, en mi calidad de director, con la escena. Nadie me cree, pero llegamos a los ensayos y yo tengo solo algunas ideas. En términos de metodología, si se puede llamar así, es permitir que la escena hable, es el encuentro entre los materiales con los actores in situ, no en teoría.

¿Y cómo organizas tus tiempos?

Como metodología, últimamente, trabajo periodos largos, pero poco. Me explico: Para Diatriba ensayamos cuatro meses, una vez a la semana, tres horas y ni un minuto más. El último mes se agregó un segundo día y la última semana estuvimos tres días. Hay un tiempo de reflexión de una semana a la otra, más que de reflexión, de que el material entre en los artistas y luego solita va saliendo. Y vamos probando. Con esta metodología paso de un ensayo a otro, pero no vengo con nada en la cabeza. No necesito pensar con anticipación.

Foto principal: Jorge Sánchez—GAM

 

Volver Ir a Noticias