Pieza de danza colaborativa es el primer confirmado de Santiago a Mil 2018 | Fundación Teatro a Mil

Usted está aquí

Home Pulso Cultural Noticias Pieza de danza colaborativa es el primer confirmado de Santiago a Mil 2018
24 julio 2017

Pieza de danza colaborativa es el primer confirmado de Santiago a Mil 2018

Le Grand Continental® es un espectáculo creado por el canadiense Sylvain Émard, el cual presenta a un grupo de 150 bailarines no profesionales, y tú puedes ser uno de ellos. “Como hay distintos grupos de edades, desde niños hasta personas mayores, es un amplio grupo que muestra un poco sobre cómo es nuestra sociedad y cómo se reúne en un lugar sólo para bailar. Eso es algo que realmente me motiva”, dice su creador sobre el montaje que se presentará durante el festival.

Por Karina Mondaca Cea

¿Qué harías si te dieran la oportunidad de ser parte de un montaje de danza que se presentará en el 25° Festival Internacional Santiago a Mil? ¿Decir que sí? Entonces, ésta es tu oportunidad.

Entre octubre de 2017 y enero del 2018, se desarrollará en la capital de nuestro país Le Grand Continental®, un proyecto creado por el bailarín y coreógrafo canadiense Sylvain Émard, el cual desde 2009 da la oportunidad a personas comunes y corrientes, de distintas edades y procedencia, de formar parte de un espectáculo y vivir la experiencia y entrenamiento de una compañía artística.

Sylvain Émard (c) Cindy Boyce

La pieza –que ya se realizó en Canadá, Estados Unidos, Nueva Zelanda, Corea del Sur y México, y ha reunido a unos 2000 bailarines en 13 ediciones–, es un festejo al aire libre y de grandes proporciones, donde la fusión de diversos estilos de danza, la música y una gran comunidad de bailarines son la esencia del espectáculo. Motivos de sobra para ser uno de los montajes encargados de dar el vamos al festival 2018, cuyo lema es #lafiestadelteatro y pretende celebrar a los artistas y el público.

Le Grand Continental® nació con el simple, pero complejo objetivo de mostrar el aspecto humano. “Siempre me fascinó el mirar a la gente reunirse y bailar”, explica su creador, quien antes de partir en la danza profesional, fue un aficionado del line dancing, un estilo en el que sus participantes bailan formando una línea. “Para mí es importante mostrar a seres humanos en el escenario, y que el baile que están realizando, hable mucho de aquellos que están bailando. Eso es lo que me interesa”, agrega desde Montreal.

Para lograr mostrar la naturalidad de una pieza de danza, Sylvain se propuso el desafío de trabajar con bailarines no profesionales y en un grupo que reúne a aproximadamente 150 integrantes. “Cuando digo que siempre me ha fascinado ver a las personas bailar, es porque incluso en discoteques o clubes, cuando sales de noche y ves a un montón de gente reunida bailando; para mí es el mejor tipo de espectáculo de danza”, confiesa el coreógrafo. Y agrega: “Por eso decidí hacer este proyecto con no profesionales, porque ellos no actúan como bailarines, ellos están ahí simplemente porque les gusta bailar. Lo que es interesante, es que como hay distintos grupos de edades, desde niños hasta personas mayores, es un amplio grupo que muestra un poco sobre cómo es nuestra sociedad y cómo se reúne en un lugar sólo para bailar”.

Tal como se ha hecho en las versiones de cada país en el que se presentó, el espectáculo mostrará una mezcla de la tradición popular y el arte contemporáneo, como lo son el line dancing, con la fluidez y expresividad de la danza contemporánea. Pero además, el montaje sufrirá algunos cambios, de manera de crear una adaptación local y poder mostrar una parte de Chile, para que así resulte más cercano al público nacional. ¿Cómo lo harán? Su director incluirá música que se escucha en nuestro país, como la cueca y la cumbia.

Le Grand Continental® en Montreal, Canadá, en 2011 (c) Robert Etcheverry

“La verdad es que no conozco más que esto”, dice riendo mientras mueve su mano como si estuviese agitando un pañuelo. “En 30 minutos de show, hay aproximadamente 8 secciones con distintos estilos de música, y uno o dos serán sólo de Chile. La coreografía la crearemos allá, porque primero necesito aprender (risas). Así que tomaré consejos del equipo profesional con el que estaré trabajando. Veremos qué pasa”.

¿Qué tipo de personas andas buscando para tu espectáculo? ¿Qué pretendes mostrar a través de ellas?

Ando en busca de personas que están dispuestas a comprometerse con ellos mismos, y trabajar por un largo periodo de tiempo y aprender. Es una cosa muy desafiante de hacer, y también muy compleja, por eso las personas tienen que estar listos y dispuestos a trabajar duro, pero al final estarán muy orgullosos de ellos mismos. Además que tendrán la oportunidad de compartir la energía de un gran grupo de personas, al unísono. Eso es algo realmente fuerte, así que por eso estoy buscando personas interesadas en conocer otras personas, estar con ellas y aprender pasos junto a ellas. Incluso aquellas que ni siquiera son tan buenas bailando, a veces los escojo porque tienen una gran personalidad. Trato de construir un elenco que represente la ciudad a la que estoy visitando, en la que estoy trabajando.

Dices que esta experiencia va a ser desafiante para todos aquellos que participen, pero ¿cuáles son los beneficios con los que se podrán encontrar? ¿Por qué alguien tendría que participar del espectáculo?

¡Porque es muy divertido! Es mucho trabajo, pero mucha mucha diversión. Nos ha pasado que cuando finalizamos el proyecto, las personas lloran porque no quieren que termine, porque es muy entretenido. Puedes conocer otras personas, compartir esa experiencia con alguien más. Cuando tienes éxito y le ganas a un desafío, es muy gratificante y reconfortante.

Al principio todos están muy emocionados de participar en el proyecto, pero en la mitad muchos se dan cuenta de lo grande que es y el trabajo que se necesita. Pero cuando pasamos esa etapa, y nos acercamos al final, las personas se llenan de energía. Además, que es un gran ejercicio, porque los ensayos son muy intensos, y durante 10 o 12 semanas de trabajo, muchos se sorprenden de lo capaces que son y de lo que pueden lograr. Siempre me sorprende cómo la gente se identifica con el proyecto, porque lo hacen de manera muy fuerte, especialmente cuando hacemos la sección que corresponde al país en el que nos presentamos.

Me imagino que al comienzo de este proyecto, podrías haber recibido algunas críticas o comentarios relacionados a que este espectáculo no es danza. ¿Cómo enfrentaste eso?

Francamente, nunca recibí críticas y eso me sigue sorprendiendo jajaja, porque normalmente la gente critica mucho. Pero imagínate que acá tenemos un Festival llamado TransAmeriques, y con Le Grand Continental® nos hemos presentado tres años seguidos, y eso que ellos nunca repiten un show en su programación. La razón de que en nuestro caso sea así, fue que la crítica fue unánime: ¡a todos les gusta! Es algo muy loco, porque en el elenco tenemos bailarines profesionales, contemporáneos, bailarines sociales, intelectuales, críticos, periodistas… Todo tipo de persona está en el equipo, y a todos les encanta.

Creo que es porque es conmovedor, emocionante y la energía es muy positiva. Cuando ves a este montón de gente bailando, lo único que vas a querer es unirte y bailar con ellos. Además, si lo piensas, seguramente estas personas nunca se conocerían en otro contexto, pero están juntas porque comparten el amor por el baile. Creo que ese mensaje es poderoso, y las personas se sienten atraídas a eso.

Le Grand Continental en Boston, Estados Unidos, en 2014 (c) Robert Torres

Creaste este espectáculo en el año 2009, y ocho años después, sigues en él. ¿Por qué es importante seguir haciendo este espectáculo luego de tanto tiempo?

Me parece importante darle a las personas la oportunidad de experimentar algo que es diferente a su día a día, porque la mitad de la vida de las personas son problemas. La vida no es fácil todo el tiempo, y a veces puede ser muy triste y depresiva por todos los problemas que pasan en el mundo, y no se puede estar disfrutando todo el tiempo. Así que es bueno proveer de algo positivo. En cada lugar en el que hemos realizado esto, hay una gran necesidad de la gente de participar en un proyecto artístico, porque es algo que les permite salir de ese mundo y abrir nuevos horizontes. Creo que es algo que todos tienen en su interior, y cuando aparece la oportunidad, muchos quieren compartir la experiencia. Hay algunos que participaron de la primera versión y luego volvieron, porque es muy adictivo.

Este espectáculo formará parte de la inauguración de Santiago a Mil, que es uno de los festivales teatrales más importantes del país, y además celebra 25 años de historia. ¿Qué te parece ser parte de esta fiesta?

¡Es increíble! Me siento honrado de poder hacerlo, de verdad. Es un honor y también mucha responsabilidad. Pero también estoy muy emocionado de poder hacer esto por primera vez en Sudamérica, es muy importante para mí y espero que todos lo puedan disfrutar.


¿Quieres participar? 

Si amas y disfrutas bailar, es tu oportunidad para ser parte de un espectáculo de Santiago a Mil. Por un periodo de tres meses seguidos podrás integrar una compañía internacional y participar de cada una de las etapas del proceso creativo: asistir a ensayos, aprender con profesionales de la danza, y, sobre todo, compartir con un grupo diverso de personas con un proyecto colectivo común.

Revisa la convocatoria y las bases de postulación aquí, y ¡atrévete a ser parte de Santiago a Mil y #lafiestadelteatro!

POSTULACIONES CERRADAS


Foto superior: Festival TransAmérique 2011 – Montreal (c) Robert Etcheverry

Volver Ir a Noticias