El performer Yann Marussich se presentará en Santiago con dos aplaudidos e impactantes montajes | Fundación Teatro a Mil

Usted está aquí

Home Pulso Cultural Noticias El performer Yann Marussich se presentará en Santiago con dos aplaudidos e impactantes montajes
9 Mayo 2017

El performer Yann Marussich se presentará en Santiago con dos aplaudidos e impactantes montajes

El creador suizo llega a Chile como parte de una extensión de la Bienal de Performance de Buenos Aires. En su visita mostrará de forma gratuita Bleu Remix (2007) y Bain Brisé (2010) en el Centro GAM y además realizará un workshop con artistas locales.

Por Karina Mondaca Cea

La carrera de Yann Marussich (1966) partió en la danza. Destacado coreógrafo y bailarín residente en Ginebra, Suiza, creó una veintena de trabajos que se han presentado en diferentes rincones del mundo por más de 25 años. Pero no fue hasta la década del 2000, y luego de dirigir el Théâtre de l’Usine de Ginebra, donde programó danza contemporánea, y de fundar ADC Studio en 1993; que iniciaría la carrera que terminaría por hacerlo feliz.

“Siendo bailarín también trabajé con mi cuerpo, pero uno más disciplinado en el sentido estético, y ahora es un cuerpo disciplinado, pero no por la forma, sino que por la capacidad de atravesar el dolor y la materia”, explica Yann Marussich sobre el cambio que realizó al abandonar su primera disciplina. “Con la performance me siento más libre, puedo hacer lo que quiero y en cualquier tiempo que quiero”, agrega al teléfono desde Uruguay, antes de presentarse en el Festival de Danza Contemporánea de ese país.

En 2001, el artista creó Bleu Provisoire, una pieza donde se presentaba totalmente inmóvil, y que profundizaba en la introspección y el control de la quietud mientras su cuerpo era enfrentado a diferentes estímulos, incluso a agresiones. “Quise seguir un camino donde me pudiera sentir libre y donde también pudiese mostrar algo de verdad”, dice Marussich, quien considera la performance como algo más “real” que otras disciplinas. “Para mí, un espectáculo es medio falso y medio verdadero. Yo quería trabajar con la materia, el peligro, para ver cuánto el hombre puede aguantar y cómo puede entrar en relación con la materia, fuego, agua, lo que sea”.

Desde entonces, el artista ha transformado la performance en su espacio poético, donde a través de presentaciones individuales y el body-art, mezcla el violento sufrimiento de su cuerpo y la absoluta impasibilidad. ¿La clave para lograrlo? “Mi cuerpo y mi mente viven en una relación de paz. Al principio no fue fácil, porque tenía una relación de resistencia con el dolor. Me resistí mucho, como un guerrero, pero ahora no. Ahora estoy en un estado de abandono”.

¿Y cómo lograste ese cambio?

Tengo un entrenamiento de Chi Kung, que es una disciplina de la medicina china, meditación. Pero se logra a través del trabajo, mucho trabajo. ¡Hasta que un día aparece! Uno no lo anda buscando, sino que aparece.

Debut en Chile

Bleu Remix ©Isabelle Meister

Desde su llegada a la performance, Marussich ha estrenado montajes como Autoportrait dans une fourmilière (2003), Morsure (2004), Blessure (2005), Soif (2006), Nuit de Verre (2007), Brisures, Ex-Pression (2009), Rideau! (2014) y La Chaise (2015), con Filipe Espindola y Sara Panamby.

Ahora, el artista llegará a nuestro país como parte de la primera extensión de la Bienal de Performance de Buenos Aires 2017 en Chile, y lo hará para presentar Bleu Remix (2007) y Bain Brisé (2010), dos aplaudidos trabajos que lo presentan en solitario y donde su principal desafío es alcanzar un alto grado de concentración. Para esto, ha sido fundamental el trabajo que el artista ha hecho con la meditación, gracias al cual ha obtenido una gran preparación física y mental. “El punto al que tengo que llegar es la calma total, la paz total en mí. Eso no es fácil, es un trabajo de cada día, porque es muy difícil tener calma realmente y por eso hay veces que me toma más tiempo que otras veces. Pero tengo que llegar siempre”, explica el suizo nacido en Francia.

En Bleu Remix, el performer, ubicado dentro de una jaula transparente, hace una invitación para observar un viaje íntimo por su cuerpo que deja fluir un líquido azulado a través de su piel. Todo bajo la mirada del público y acompañado por la musicalización del DJ nacional, Carlomarco.

“Quería que el fluido fuese de color azul, pero además es el único color que puedo ingerir repetidamente. El rojo no quería, porque parece sangre. El verde, puedo hacerlo, pero es muy peligroso y por razones de salud, lo puedo hacer una sola vez”, explica Marussich, “pero además, me gusta porque siento que el color azul es el más amado en esta tierra, no sé por qué. Quizás porque es el color del cielo, de los sueños. Es algo universal. También me gusta mucho porque antes del medioevo, era el color del diablo y ya no (risas). Pero lo importante para mí es que el público construya su propia historia, su propia la presentación”.

En Bain Brisé, por su parte, Yann estará sumergido en una tina llena de vidrios rotos, mientras el público es testigo de cómo el hombre es retenido y no puede salir sin herirse. El montaje también cuenta con música en vivo, esta vez a cargo de Julie Semoroz.

“Elegí este material porque es un material muy común, y en cada parte del mundo se sabe qué es el vidrio y también una bañera. Y las dos cosas son incompatibles, no pertenecen al mismo mundo y me gusta esa asociación. Es algo surrealista, pero también una tortura”, confiesa su protagonista. Y agrega: “Me gusta cómo se ve esa imagen para el público, y también porque es algo muy peligroso. Eso me gusta más, porque cada vez tengo que estar más en paz, más tranquilo y eso para mí es un trabajo. Nunca voy a repetir algo, el vidrio es siempre diferente, mi posición es diferente, el peso es diferente, mis emociones son diferentes. Cada vez es un peligro nuevo y por eso tengo que estar con un 100% de concentración. Eso sí, para mí no es una lucha, porque si lo siento como una lucha, es fatal. Luchar contra la materia, es fatal. Hay que tomarlo como un abandono, hay que hacer un abandono, y tener mucha confianza en ti mismo”.

¿Cómo ha sido el proceso creativo de estos trabajos o del resto de tu carrera? ¿Cómo nacen estas ideas y cómo las vas desarrollando?

Bain Brise ©Emile Salquèbre

No tengo un método establecido, más allá de trabajar cada día. Pero es un largo proceso, porque cada día hago notas sobre todo lo que veo, lo que pienso, lo que hago; y poco a poco, cuando una idea es recurrente, digo, ‘ya, esto es una posibilidad, voy a ver si es interesante y si algún otro artista ha trabajado la misma cosa’. Si me gusta más de tres meses, lo hago.

Dices que lo más importantes de tus performances es la relación con audiencia, y tienes la suerte de haberte presentado en diferentes rincones del mundo. ¿Cómo ha sido la reacción en otros lados?

Para mí es más o menos la misma cosa, porque somos humanos en todo el mundo. Hay variación de cultura en India, o en China. Pero en India, por ejemplo, la gente no ve el dolor en la performance, porque ellos tienen una tradición yogui y están acostumbrados a ver este tipo de imagen. Además, en Bleu Remix, ellos tienen un dios que se llama Krishna, que es azul, entonces para ellos es completamente místico.

¿Qué han significado estas performances para tu cuerpo? ¿Cuáles son las consecuencias con las que has tenido que lidiar?

Es que esta es mi vida, entonces no sé, no es un tema importante. El dolor no es mi preocupación mayor, sino que es algo pasajero en mi vida y en el trabajo. Ahora lo que busco es la reflexión en la poesía pura, viva, con el cuerpo; o la política, nuestra condición de ser humano.

¿Hasta cuándo vas a seguir haciendo este tipo de trabajos y presentándolos al público?

Hasta mi muerte. No veo que vaya a parar, es imposible, es un no. Tengo proyecto para los 20 años que vienen, así que no (risas).

Workshop con el artista

Además de presentar las funciones de sus dos trabajos, Marussich realizará un taller destinado a profesionales del teatro y danza, estudiantes de artes escénicas e interesados en la performance. Durante tres jornadas, el artista trabajará en la construcción dramática y práctica de la performance, con especial énfasis en los límites del cuerpo y en el “solo” como metodología de creación. Más detalles e información de la actividad, aquí.

Bleu Remix se presentará el jueves 18 de mayo, a las 19 horas, en Sala N2 de Centro GAM; mientras que Bain Brisé lo hará los días viernes 19 y sábado 20 de mayo, a las 18 horas, en Hall de Sala A1 del mismo centro cultural. Ambas presentaciones son para mayores de 16 años. Las entradas para ambos trabajos fueron distribuidas durante el lunes 15 de mayo en el Punto de Información de Centro GAM, y ya se encuentran agotadas.

Crédito foto superior: Mediaplatforma Moscou
Volver Ir a Noticias