Obra Los Profesores busca reivindicar labor del gremio a través de una comedia negra | Fundación Teatro a Mil

Usted está aquí

Home Pulso Cultural Noticias Obra Los Profesores busca reivindicar labor del gremio a través de una comedia negra
25 agosto 2017

Obra Los Profesores busca reivindicar labor del gremio a través de una comedia negra

El montaje escrito por Amparo Saona presenta a cuatro profesores que se quieren rebelar en contra de la Evaluación del Desempeño Profesional Docente. Su primera temporada se extenderá hasta el 9 de septiembre en Teatro Sidarte, de la mano de Nathalia Galgani en la dirección.

Por Karina Mondaca Cea

Cada cuatro años, los profesores de colegios municipales de todo el país son calificados como parte de la Evaluación del Desempeño Profesional Docente, un programa que a través de la recopilación directa de información de la práctica y el desempeño de los pedagogos, busca fortalecer la profesión docente y contribuir a mejorar la calidad de la educación chilena.

A partir de este hecho, y con la experiencia de haber tenido una abuela profesora de castellano; la actriz y dramaturga Amparo Saona se inspiró para crear Los Profesores, un montaje que se presentará hasta el 9 de septiembre en Teatro Sidarte. En escena se ve a cuatro profesores del colegio particular alemán Die Erlösung, planeando una forma de rebelarse ante la inclemencia de la evaluación y la crudeza e injusticia con que el gremio de los profesores ha sido tratado históricamente.

El elenco es integrado por Felipe Arce, Phillipe Barnett, Macarena Lagos, Carolina Munitiz y Eduardo Vásquez

“La obra expone la situación de los profesores y el abandono que se ha hecho a este gremio, o la poca importancia que se les da a los profesores en esta sociedad, y su labor”, cuenta Nathalia Galgani, directora del montaje al que fue invitada por su creadora y  los protagonistas. “Lo que hace la obra es reivindicar esa situación a través de una comedia negra. Reivindicar la labor del profesor, la importancia que tiene el gremio como elemento formador de esta sociedad, de los niños, que son el futuro del país”.

La primera vez que el texto fue escuchado por el público fue en noviembre del año pasado, cuando el trabajo de Amparo formó parte de la cuarta versión del Festival Lápiz de Mina, enfocado en la dramaturgia femenina. En aquella ocasión, que fue presentado como lectura dramatizada en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, también fue dirigido por Galgani. Desde entonces el trabajo ha sufrido algunas modificaciones.

“Hice algunos cambios leves, pero importantes en el sentido de que la obra estaba escrita para ser representada por actores mayores, entonces los textos se escuchaban antiguos o un poco más formales de la manera en que se comunicaban estos profesores”, explica la directora sobre el hecho que la llevó a tomar la decisión de guiar a un grupo de actores jóvenes, de 24 o 23 años y adaptar el lenguaje, “más como uno se comunica en la vida”.

“También nos juntamos a ver cómo podíamos terminar la obra, porque tuvimos que armar un final nuevo debido a este cambio de lenguaje -y porque la obra era más larga-, y por eso la idea fue acotar y apretar la idea de la Amparo”,  dice Nathalia sobre otros de los cambios que realizaron. “Ella quería hablar del profesor como elemento formador de esta sociedad, entonces vimos cuáles eran los textos que representaban realmente y los subtextos que potencian esta idea. Finalmente ella escribió unos textos maravillosos, que son monólogos que se enfocan en eso y dejan claro lo que se quiere hablar y lo que se quiere decir”.

A pesar de los cambios, que estuvieron a cargo de la propia dramaturga, la idea original quedó en su totalidad. “El montaje se sostiene sobre el texto. Tiene imágenes y cosas más plásticas que tienen que ver con mi gusto de dirección, pero como fue un ‘trabajo a pedido’, me enfoqué mucho en que el texto se destacara, y que la actuación y las ideas de estos profesores, sobresaliera del montaje, más que una cosa tan visual. La idea era potenciar la atmósfera con esos momentos”.

¿Cómo es esa atmósfera? ¿Qué elementos utilizaron para crearla?

La ambientación salió de la circunstancia de la obra: un grupo de profesores se juntan en la noche y se encierran en una casa a hacer una planificación de cómo crear ese pequeño “atentado educacional”, por decirlo de alguna manera. La idea era crear una atmósfera bien íntima, bien encerrada, donde ellos empiezan a obsesionarse con esta planificación. Ese fue un poco el enfoque de la luz, la decisión de no armar una casa, sino que se armó una mesa con cuatro pisos. Todo es apretado, apretado. Quisimos citar un poco a otra época –aunque aunque esto es bien actual–, haciendo un guiño a época de dictadura. En mi cabeza me imaginaba como cuando la gente se reunía para hacer protestas, tirar panfletos, traté de pensar sobre cómo se reunían los grupos políticos clandestinos.

Fotos: Cedidas por Laura de la Maza

Volver Ir a Noticias