Ernesto Orellana: “Inútiles son Lucía Hiriart, Soledad Alvear, Diego Portales, Jaime Guzmán y Karadima” | Fundación Teatro a Mil

Usted está aquí

Home Pulso Cultural Conversamos con Ernesto Orellana: “Inútiles son Lucía Hiriart, Soledad Alvear, Diego Portales, Jaime Guzmán y Karadima”
24 mayo 2016

Ernesto Orellana: “Inútiles son Lucía Hiriart, Soledad Alvear, Diego Portales, Jaime Guzmán y Karadima”

Teatro Sur decidió volver al pasado para dar cuenta del racismo y clasismo que aún tiene vestigios en nuestra sociedad y que arrastramos desde la construcción de la república en el siglo XVIII. Este 2 de junio estrenan Inútiles, en el marco del ciclo Teatro Hoy, un montaje cuya dramaturgia está basada en citas de personalidades políticas y religiosas de la actualidad.

Por Diana Torres

¿De dónde viene el problema del arribismo en la sociedad chilena? ¿Por qué existe un clasismo tan intrínseco, enraizado, naturalizado y normalizado? A partir de estas preguntas comenzó el estudio e investigación de la compañía Teatro Sur para escribir y montar Inútiles, una propuesta que reflexiona sobre el racismo en Chile y el origen de la república conservadora y fascista.

La obra, escrita y dirigida por Ernesto Orellana, se presenta del 2 al 19 de junio en el Teatro Sidarte, dentro del sexto ciclo de teatro chileno contemporáneo Teatro Hoy, y desde la mirada del director busca develar “una patria que se construye a base de principios racistas, en donde el poder hegemónico queda en las manos de una familia oligarca. Para nosotros ha sido muy importante en términos colectivos, reflexionar sobre este tema y preguntarnos sobre nuestro comportamos y cuáles son las circunstancias”, comentó.

13119946_228132557561984_869604470194170645_o

Elenco de Inútiles.

La historia se desarrolla en el siglo XVIII, siglo de las luces, en una zona llamada “La Frontera” ubicada entre medio de las selvas al Sur del Reino de Chile. Allí vive una familia aristocrática, compuesta por La Doña, El Hacendado y La Hija que reciben al Obispo,  para celebrar la Noche de Acción de Gracias. Sin embargo los planes cambian con la fuga de los sirvientes, y una tormenta que los deja aislados. El anuncio de un cataclismo llega y con esto surgirán secretos familiares y predicciones sobre el fin del mundo.

A estos personajes se les une El Negro, quien representa la raza explotada y rechazada, es el mayordomo y esclavo de esta familia; y El monstruo, quien no pertenece a esta época, y representa a la clase media, en lo que nos hemos convertido hoy. Ellos, junto a La Hija quien es rechazada por su género y por ser mestiza en una sociedad profundamente patriarcal, “representan a las víctimas directas e indirectas de estas representaciones institucionales del poder, de esta élite”, explicó el dramaturgo.

La compañía decidió que lo mejor era volver al pasado porque de acuerdo a las investigaciones que han hecho y  la historia oficial, “es allí donde ocurre la construcción de la patria a cargo de familias oligarcas, quienes deciden negar la posibilidad que el pueblo mapuche ejerza su propia soberanía. Ahí comienza el problema, y eso no lo decimos nosotros, lo dicen todos los historiadores críticos, sobre todo Gabriel Salazar, en quien nos inspiramos mucho”, agregó.

Para tener más impacto sobre los espectadores, la historia es narrada en clave de sátira y de humor negro, con el fin de evidenciar los vicios  y los abusos de esta élite, porque “es necesario reírse de estos sujetos, desenmascararlos, desbordándolos, ridiculizándolos. Ellos se han reído demasiado de nosotros. Es urgente no tenerles miedo, enfrentarlos con nombres y apellidos, y arrebatarles el poder. Me parece que el teatro local carece del humor, estamos acostumbrados a revisar la historia desde un lugar nostálgico”, comentó.

¿Quiénes son estos inútiles?

“Todos estos personajes son inútiles, todos somos inútiles, y eso no es quitarle peso ideológico y responsabilidad a la élite. Nosotros lo somos porque hemos permitido que las cosas tengan este curso, somos inútiles frente al orden de las cosas”, puntualiza Orellana.

13227662_232840287091211_1415506233344051657_oUna de las características más llamativas del montaje es la dramaturgia. Cada uno de los personajes, pertenecientes a la élite, fue construido a partir de citas dichas por personalidades políticas de la historia reciente de Chile.

La Doña, interpretada por Tito Bustamante, es la madre, viuda del coronel de las reales milicias, aristocrática, descendiente vasca, pro familia, millonaria, directora suprema de la sagrada junta de las damas de blanco. Un personaje que fue escogido para ser interpretado por un hombre con el fin de dar cuenta cómo han sido los ellos, en una sociedad patriarcal, quienes se han encargado de tomar las decisiones del país. Nada muy lejano a una Lucía Hiriart,  o una Soledad Alvear, comentó Orellana.

Luego, nos encontramos con El Hacendado, interpretado por Nicolás Pavez. Este hombre es el hijo, criollo, guacho, oligarca, de disciplina militarista, recién llegado de estudiar en Inglaterra, republicano, nacionalista, patriota, empresario, apasionado por los caballos, liberal, progresista, religioso, soltero, racista, pero ilustrado. Para Ernesto Orellana, este personaje es una “metáfora significativa de Diego Portales y sus textos están basados en sus principios republicanos. A esto se suman dichos de Jaime Guzmán, Camilo Escalona, Carlos Peña, y Marco Enríquez Ominami”.

Un tercer personaje es El Obispo, interpretado por Guilherme Sepúlveda. Es el cura español, de familia oligarca, ambicioso, le encanta influenciar en política, insignia de los valores morales, conservador y ambicioso. Es el encargado de defender al indígena desde la violencia naturalizada. “Tiene fama de calentón, y que a sus ocultos deseos sexuales, no se puede contener. Un hipócrita, cuyas frases fueron tomadas de manera textual de Monseñor Ezzati, Karadima, Ignacio Walker y Joaquín Lavín. Una especie de Opus Dei”, afirmó el director.

Estos tres personajes representan a los pilares de la sociedad, la familia, el estado y la iglesia, “son personajes siniestros que continuamente son legitimados, hoy por los medios y por las personas, y esto no debería pasar, tendría que existir una pauta que impida que aun sigamos aprobando sus comportamientos”, finalizó Orellana.

Inútiles se presenta del 2 al 19 de junio en Teatro Sidarte. Entradas a la venta en la boletería del teatro, en Boletería Teatral ubicada en Costanera Center y en Daleticket.cl.
Foto: Inútiles, Teatro Sur.
Volver Ir a Conversamos con