Usted está aquí

Home Pulso Cultural Noticias Compañía Rodaje Callejero presenta montaje en Ciudad Empresarial
17 Marzo 2017

Compañía Rodaje Callejero presenta montaje en Ciudad Empresarial

Proyecto Nemo se llama la obra inspirada en la novela Veinte mil leguas de viaje submarino de Julio Verne. Tendrá funciones hasta el 26 de marzo en el Galpón Cultural Cebra, un nuevo espacio en el que las compañías pueden desarrollar proyectos y residencias artísticas.

Por Karina Mondaca Cea

En 2013, un grupo de estudiantes de teatro del Instituto Profesional Los Leones, decidieron agruparse y crear hacer un proyecto callejero. “Hay poco teatro callejero y creo que falta mucho en Chile. Hay mucho teatro de sala”, asegura el actor y director teatral Michael Cáceres. “Me gusta la complicidad que se genera con el espectador, porque el público puede ser directo, puede opinar. La labor del teatro callejero es también ir a lugares en los que no llega mucho el teatro. Al teatro de sala va un público concreto, y nosotros nos preocupamos de ir más allá, de llegar a poblaciones, galpones culturales. Esa es nuestra necesidad de hacer teatro”, agrega.

Con ese objetivo nació Rodaje Callejero, una compañía que inspirada por agrupaciones como Teatro del Silencio, La Patriótico Interesante y La Patogallina, se preguntaron: “Si ellos pudieron, ¿por qué nosotros no?”. Así en 2013 crearon su primer montaje Yungay, una historia para contar, un trabajo que contó con seis actores y dos músicos en escena.

Yungay, una historia para contar

Desde entonces, el grupo ha crecido, y un total de 19 integrantes –entre músicos, tramoyas y diseñadores teatrales–, han tenido que enfrentar las dificultades que implican ser artista en nuestro país. “Estos tres años han sido mucho de autogestión, porque no nos financia nadie”, explica Michael, “y mantener un grupo tan grande, de 20 personas, 20 profesionales, 20 sueldos, es difícil. Es un desafío grande poder llevar un espectáculo de calidad a distintos lados y hay que buscar constantemente las formas de poder tener fondos: generar fiestas, rifas, todo lo que las compañías independientes hacen para poder buscar solventar los montajes y que no se vea pobreza, que es importante”.

Con ese espíritu y ganas –y la ayuda de un crédito bancario–, Rodaje Callejero comenzó a trabajar en su segundo montaje que lleva por nombre Proyecto Nemo, el cual está basado en la novela Veinte mil leguas de viaje submarino de Julio Verne. La decisión fue el resultado de una larga investigación: “Encontramos que Julio Verne relataba un viaje muy bello en sus novelas, y decidimos seleccionar esta en particular porque narraba un viaje en el fondo del mar, y para nosotros fue un reto muy grande pensar en cómo narrar un viaje submarino en la calle y con pocos recursos”.

¿Cómo fue el proceso creativo de este montaje?

Cuando estábamos viendo referentes estéticos para nuestra compañía, nos dimos cuenta que el teatro callejero tiene muy poco texto. Entonces la primera parte fue adaptar la obra, porque el libro tiene 36 capítulos y nos quedamos con los mejores, que son 10, y recién ahí lo llevamos a espectáculo callejero. Incluimos música, máscaras, porque hace dos años estuvimos en Escuela Nómade del Theatre du Soleil y Ariane Mnouschkine y ahí indigamos en el mundo de las máscaras, la comedia del arte. Nos encantó el mundo de las máscaras y fue una necesidad de investigarlo y llevarlo al mundo callejero. Todo el conocimiento lo llevamos a la compañía.

Al pasar el texto de novela a texto dramático, nuestro objetivo fue que tuviera poco texto y a la vez fuera muy claro para el espectador. Por eso tomamos como hito la vida del Capitán Nemo y así investigamos del contexto político de la India, pero notamos que Julio Verne era muy clever para contar las cosas, porque todo lo que pasa en sus novelas, no ha habido mucho cambio socialmente, culturalmente.

Proyecto Nemo

Nos demoramos un año y fuimos trabajando en un formato que llamo “microescenas”, donde le pido a los actores hacer breves escenas sobre la obra o investigación que estamos haciendo, que duren de 7 a 15 minutos. La idea es revisar las mejores propuestas estéticas, musicales, vestuario, iluminación. En base a ese material vamos tomando decisiones. Este fue un proceso súper enriquecedor, porque decidimos hacer todo esto en la calle, y documentamos todo. Nos íbamos a ciertos lugares de Santiago, con todo lo que conlleva hacer teatro callejero: sin permiso, llevábamos nuestro generador, hacíamos sonar la música, interveníamos cinco minutos un espacio y después veíamos la reacción de la gente, documentábamos eso, y sabíamos qué opinaban, qué veían, qué nos criticaban. Así estuvimos durante un año hasta que hicimos una selección de microescenas de las mejores partes de la novela, y así nació Proyecto Nemo.

Este proyecto lo desarrollaron en una residencia artística en Galpón Cebra, en Ciudad Empresarial. ¿Cómo llegaron a este espacio y cómo fue la experiencia? 

Durante los seis meses de investigación estuvimos en un centro cultural en Recoleta, que se llama Anandamapu; y teníamos que pagar por la sala de ensayo. Pero después nos dimos cuenta que la complejidad del teatro callejero necesita un espacio más grande, porque después de decidir cómo iba a ser la estética de la obra, y que íbamos a trabajar con estructuras y marionetas gigantes; necesitábamos un espacio para construir y ensayar, estar en residencia.

Justo un amigo de circo publicó en Facebook, que había un galpón cultural, que se llama Cebra, y que está en Ciudad Empresarial. Yo fui a conocer el galpón, conocí a su gestor y creador, que es Arturo Labra.; y me encontré con este bello galpón gigante, que tiene tres bloques que acoge a compañías de nuevo circo. Ahora está el Circo del Mundo haciendo una residencia y preparando un trabajo sobre las cepas de vino, de un director francés. En el Bloque 2 estamos nosotros, y además hay dos compañías de circo que estrenan en abril. Como retroalimentación, como trueque, la administración pedía una presentación o un taller gratuito, a cambio de estar ahí de forma gratuita.

Para nosotros ha sido muy importante, porque somos la primera compañía que está con temporada en el lugar. Serán seis funciones y es importante dar a conocer el galpón, y también el trabajo que se está haciendo con compañías que necesitan de espacios para hacer residencias, para que así pueden ir más compañías. También hay oficinas de la corporación Cebra para poder trabajar en la formulación de proyectos, porque hay gestores y productores que pueden ayudarte en tu proyecto.

Ha sido muy bella la retroalimentación que se ha dado entre las compañías, por ejemplo estamos organizando un festival que se llama Orgías de Vuelo, que invita a compañías latinoamericanas a mostrar sus espectáculos callejeros, sus técnicas de circo.

Con todas las dificultades –económicas– que han tenido, ¿qué les parece presentarse en Ciudad Empresarial, tomando en cuenta que es un entorno en el que hay muchas empresas y negocios que no tienen que ver con la cultura?

Ha sido súper extraña la sensación, porque en Ciudad Empresarial hay mucho empresario y la Corporación Cultural Cebra tiene la misión de generar cultura allí, pero la gente trabaja hasta las seis de la tarde, se va a sus casas y de las siete en adelante es un pueblo fantasma. Entonces queremos invitar a la gente a que se entere que hay cultura en Ciudad Empresarial, de hacerlos parte de este viaje submarino, que hay un galpón cultural que tiene a compañías haciendo residencias. Es nuestra labor de que ellos sean parte, de ellos sepan que estamos haciendo algo.

También van a presentarse en el Festival Lollapalooza…

Sí, es que también hemos generado redes con municipalidades del sector, como Huechuraba, Conchalí, Independencia, Recoleta. Desde el galpón gestionaron con una productora la posibilidad de estar con nuestro espectáculo en Lollapalooza, que es una oportunidad muy buena para mostrar nuestro trabajo y el de la corporación.

Lollapalooza todos los años acoge a compañías callejeras para que puedan hacer pasacalles, y este año andaban buscando algo relacionado a la preservación de las ballenas. Como nuestra obra habla sobre un viaje submarino y es familiar, nos llamaron. Vamos a estar en ciertos sectores cercanos al Kidzapalloza mostrando este espectáculo, y luego vamos a estar en la explanada principal durante los dos días.

Proyecto Nemo se presentará los días 17, 18, 19, 24, 25 y 26 de marzo, a las 20 horas, en el Galpón Cultural Cebra en Ciudad Empresarial (Palacio Riesco 4441, Huechuraba). Las entradas tienen valores de  $3.000 general y también se pueden adquirir 2x$4.000

Crédito fotos: Rodaje Callejero
Volver Ir a Noticias