Claudio Tolcachir: "el teatro nos funciona como el fútbol, si está vivo, si está sudado o si hay peligro"

Usted está aquí

Home Pulso Cultural Noticias Claudio Tolcachir: “el teatro nos funciona como el fútbol, si está vivo, si está sudado o si hay peligro”.
20 noviembre 2017

Claudio Tolcachir: “el teatro nos funciona como el fútbol, si está vivo, si está sudado o si hay peligro”.

Conversamos con el actor, director, dramaturgo y docente argentino Claudio Tolcachir. El artista vuelve a Santiago a Mil, con su compañía Timbre 4, a presentar Próximo, montaje que el artista define como “un homenaje al trabajo que significa sostener el amor y tener fe en algo… implica mucha valentía decidir amar y arriesgarse a que las cosas puedan no funcionar”, dice.

Por Sergio Espinosa

La historia del Festival Santiago a Mil y la compañía argentina Timbre 4 ya suma varios momentos históricos. En enero del 2008 los trasandinos estuvieron detrás de uno de los montajes más exitosos de esa edición del festival: La omisión de la familia Coleman, primera incursión en la dramaturgia del actor, director y docente Claudio Tolcachir

Un año más tarde, y como consecuencia de su exitoso debut, la obra Tercer Cuerpo, también de Tolcachir, se convirtió en la primera coproducción latinoamericana del Festival. En la edición del 2018, volvemos a recibir a este creador argentino y a la compañía Timbre 4, quienes llegan a Chile con su último montaje: Próximo, una sensible mirada sobre la experiencia de estar lejos, de vivir el amor y las emociones a través de una pantalla.

“Estrenamos en julio en Buenos Aires y, una vez más, Santiago y el Festival van a ser el primer lugar del mundo donde vamos a mostrar fuera de nuestra ciudad, así que estamos muy entusiasmados y muy contentos”, explica Claudio desde Argentina.

El nuevo trabajo, que presentarán el 16 y 17 de enero en el Teatro Mori Bellavista, nació a partir de una imagen:  dos actores que están tan cerca que casi se tocan todo el tiempo pero que nunca se ven y nunca pueden verse a los ojos. ¿El desafío? crear la ilusión y pedirle al espectador que sea cómplice de la mentira para sentir que los personajes están lejos. “Por suerte esto sucedió y la experiencia con el público es que se produce ese viaje. Por momentos es muy desesperante verlos tan cerca y sentir que no se pueden tocar, que no se pueden encontrar y que cada vez se necesitan más”, reflexiona el director.

Proximo. ©Carlos Furman

¿Cómo nace la idea de Próximo, Claudio?

Próximo es un trabajo que nació del deseo de volver a crear algo juntos con el equipo de Timbre 4, con Lautaro Perotti y en este caso Santi Marín, un actor español que se incorporó al grupo, y todo nuestro equipo de gente. La historia es sobre dos chicos que se conectan a través de internet, porque uno vive en Madrid y es un actor bastante famoso, y el otro es un argentino inmigrante ilegal en Australia. Ellos mismos ni se acuerdan como empezaron alguna vez a acercarse y chatear, pero nunca se conocieron, nuca se olieron, nunca tocaron su cuerpo. Poco a poco, en diferentes situaciones, y via Skype, vía teléfono y vía computadora se van volviendo cada uno esencial para el otro, hasta casi transformarse en lo único que le queda al otro en el mundo. 

¿Es una obra sobre el amor?

Es una historia de amor, es una historia de comunicación, de cosas culturales que tiene que ver con cómo es la vida de alguien que pertenece a cierto grupo de poder, conocido en España, como es la vida de un inmigrante sin papeles en Australia, los paradigmas de vida que tiene cada uno, como se van cruzando, como de pronto puede suceder que te enamores de alguien totalmente inapropiado.

¿Es una obra crítica sobre este tipo de comunicación?

La siento más como un homenaje al trabajo que significa sostener el amor y tener fe en algo, sea el amor, sea un proyecto, sea un grupo, sea un teatro, sea un festival, implica mucha valentía decidir amar y arriesgarse a que las cosas puedan no funcionar.

Timbre 4 cumplió 15 años ¿Cuál es el estado de ánimo con que celebran estos años de trabajo?

La reflexión que me aparece tiene que ver con vernos a nosotros, que somos los mismos más mucha gente que se sumó, y vernos felices, con alegría. Pudimos construir un espacio que nos cobijó, que nos sostuvo, que nos esperó cuando estábamos apagados, que nos acompañó en cualquier riesgo que quisimos tomar, que se fue volviendo más grande, fue incorporando gente y se volvió cada vez más sólido, pero que esencialmente conserva algo del espíritu original, que es un espacio donde volcar los deseos. También es un espacio donde intentamos que nuestra profesión sea respetada, por lo tanto nos respetamos nosotros y tratamos de crear un ambiente de cuidado y profesionalismo donde hay mucha alegría. Sabemos que se puede trabajar muy duro y ser muy serio en el trabajo y al mismo tiempo divertirse, amar, amar la posibilidad del encuentro. Así que nos encuentras felices.

¿Cómo proyectan su trabajo?

Para adelante yo deseo inspiración, ni siquiera se me ocurre decir que deseo éxito porque no es lo que realmente trasciende, si deseo inspiración, que se nos sigan ocurriendo ideas que nos conmuevan, deseo más cruces, incorporar gente nueva, seguir aprendiendo, tener esa conciencia de que en verdad hasta aquí hicimos un camino, pero lo que deseo con mayor profundidad es que no hayamos descubierto nada todavía , que todo lo que viene sea deslumbrante y sea revelador, eso sería lo mejor para mí.

Timbre 4 fue la primera compañía con que Santiago a Mil hizo una coproducción latinoamericana ¿Qué importancia tienen para ustedes las redes y colaboraciones?

Me parece que Santiago a Mil es fundamental, de Latinoamérica es el Festival más potente y que más cruce produce. A mí me abrió la cabeza, vi trabajos alucinantes, al mismo tiempo pude tener la vivencia de viajar con mi teatro a distintos lugares. Creo que eso es un efecto de contagio porque cuando ves algo que te excita y te conmueve, automáticamente te volvés más grande, más amplio y sentís que el límite se corrió. Si uno no sale de su lugar, si uno no toma esos riesgos, está condenado al encierro y a repetirse. Yo creo que es muy necesario salir, moverse, entrar en crisis en esos accidentes creativos que producen los cruces y creo que en eso es fundamenta un Festival como este, que conecta, porque realmente conocés el sistema de creación de  cada uno.

En su experiencia internacional ¿han notado las características que hacen distinto al teatro latinoamericano?

Podría decir que el teatro latinoamericano esta muy impregnado de ideología y de una cuestión social y política que nos asfixia, que nos nueve y que nos importa. Eso está en nuestro teatro, que es un teatro, de alguna manera, político – social, que no quiere decir que no sucedan otros tipos de teatro. Pero creo que hay veces donde en otras propuestas de otros lugares son protestas más simbólicas o conceptuales, y creo que a nosotros nos interesa algo más vivo, más vivo en el escenario, creo que eso nos define.
Por suerte dentro de nuestro mismo teatro hay tantas expresiones diverdas, que me parece genial, porque sería aburrido que todos estuviéramos detrás de un mismo camino. Si creo que a nosotros el teatro nos funciona como el fútbol, si está vivo, si está sudado o si hay peligro. Parece que en latinoamérica no nos interesa tanto el teatro elegante, presenciar una ceremonia, sino que nos gusta más la lucha en el barro para ver si salimos vivo.

 Foto principal: Timbre 4
Volver Ir a Noticias