Cinco piezas de danza nacional imperdibles en Santiago a Mil 2018

Usted está aquí

Home Pulso Cultural Noticias Cinco piezas de danza nacional imperdibles en Santiago a Mil 2018
31 diciembre 2017

Cinco piezas de danza nacional imperdibles en Santiago a Mil 2018

Múltiples montajes de danza contemporánea nacional se presentarán en la versión número 25 del festival Santiago a Mil: La Morada, Las Danzas del Futuro, Oropel, Prácticas de Vuelo y Desplazamientos. Para conocer más sobre el proceso de selección y el estado de la disciplina en la actualidad, conversamos con Chery Matus y Betania González, jurados y encargadas de la escoger las obras. 

“Creo que la danza en Chile se ha caracterizado por explorar el lugar escénico, construyendo una pieza que nace de un pensamiento en torno al cuerpo, más que de una historia. Se trata de buscar un tema o movimientos visualmente atractivos”, explica Betania González, coreógrafa y formada en danza en la Universidad de Chile.

La intérprete en danza, que ya se había presentado el año pasado en Santiago a Mil con Revolución, proyecto en que decenas de bailarines intervinieron alrededores de la Plaza Baquedano, este año fue la encargada de elegir los montajes nacionales junto a Chery Matus, licenciada en danza, gestora y mediadora cultural.

La Morada se presentará del 4 al 7 de enero en el GAM.

Fueron un total de 36 espectáculos, en su mayoría de danza contemporánea o con acercamiento a ésta, que observaron para escoger las cinco piezas seleccionadas. Resultó ser un proceso largo y de intensa investigación, que incluyó diversas propuestas, desde experimentales, independientes, hasta infantiles y familiares. ”Pocos sabían que podían inscribirse, a algunos de ellos les sugerimos nosotras que lo hicieran”, dice la coreógrafa.

Esa visualidad se vio reflejada en La Morada, a cargo de la Compañía de Danza Contemporánea OTUX, que mostró una propuesta creativa y diferente, con una puesta en escena de bailarines y músicos. El proyecto, que debutó el año pasado en el Teatro Municipal de Santiago durante el “Ciclo Arrau”, programa del área de danza del Consejo Nacional de la Cultura y Las Artes, logró convencer con una propuesta fresca y dinámica.

Así también Oropel, a cargo de la bailarina, docente y nominada a los Premios Altazor Carolina Cifras, que despliega y cuestiona el modelo de las apariencias, que tanto resuena en nuestra sociedad hoy. La obra, situada en una amplia plataforma de acero que simula ser una balsa que flota, se caracteriza por mostrar una serie de ejercicios escénicos que reflejan el lugar del cuerpo dentro de un sistema capitalista. Oropel tendrá funciones desde el 13 al 16 de enero en el GAM.

Prácticas de Vuelo tendrá funciones del 13 al 16 de enero en el GAM.

Prácticas de Vuelo, es un recorrido por la danza independiente. Una apuesta que recorre el gesto, la memoria y el cuerpo, con elementos gráficos que apoyan ese mismo relato. La obra, donde participa Betania González, presenta guiños al tap, ballet, como también lenguajes más abstractos.

Otra propuesta contemporánea similar, pero al aire libre, es la muestra Las Danzas del Futuro, presentada por primera vez este año en la Plaza de Armas, que invita a todos los transeúntes a ser parte de este baile. Acompañado de música nacional y llamativa ropa, un grupo de dieciocho intérpretes irrumpen bajo una propuesta única de danza ciudadana.

Desplazamientos, eje curatorial Santiago a Mil

La danza contemporánea usualmente no se rige por reglas y técnicas estrictas, como conocemos tradicionalmente. Más bien, es una danza que toma una filosofía y una expresión auténtica del movimiento, propia del cuerpo y su energía.

Void es un montaje que recrea el cosmos y la galaxia.

De eso se trata Desplazamientos, proyecto que resultó ser el eje curatorial de danza en este Santiago a Mil y creado por ambas expertas. Desplazamientos, que se presentará este 17 de enero en los alrededores del GAM, contempla la presentación de cuatro piezas elaboradas por compañías jóvenes: Ejercicio 3, El Encuentro; Ciervo/Ejercicio para un dúo; Los Cuerpos que habito y Void.

“Hay un fuerte impulso de jóvenes creadores que están apostando por maneras y estudios ‘experimentales’ respecto a sus creaciones. Con Desplazamientos, quisimos reflejar de alguna forma aquellos grupos que se encuentran estudiando ‘otras maneras de crear’, de modo autónomo, por lo general auto-gestionados y que tienen un fuerte desarrollo investigativo”, explica Chery Matus.

La propuesta surgió como un espacio para explorar nuevos procesos, experiencias y formatos que explican y muestran el sentido de la disciplina en nuevas generaciones. Lo experimental juega un rol protagónico, el contacto con el cuerpo de manera natural y orgánica.

Ciervo/Ejercicio para un Dúo es un proyecto de investigación escénica sobre las transformaciones corporales.

“La danza actual es cada vez mas mixturada. Ya desde algún tiempo se cruzó  la frontera disciplinar, llegando a la idea de lo transdisciplinar. Las preguntas ya no son necesariamente: ¿cómo nos movemos?, sino ¿qué ponemos en relación?, ¿cuál es el foco de estudio en torno al cuerpo? y ¿cómo involucramos al publico o lo hacemos vivir una experiencia?”, recalca la gestora cultural.

Para Betania, existe un gran valor en las creaciones nacionales, que constantemente luchan por dignificar su espacio en la cultura. “Veo cuerpos queriendo demostrar que son fuertes, magníficos, contestatarios y seductores. La ciudad es violenta en su vorágine de tiempo y competitividad, hay que defenderse, ser competente, eficiente, productivo. No digo que no lo haya en absoluto, pero parece ser que hay poco tiempo-espacio para la vulnerabilidad, para lo sensible, lo sutil, lo amoroso, para arriesgarse a profundizar en lo desconocido”.

Creación de audiencias en la danza

Las audiencias son parte fundamental de cualquier disciplina artística. Son actores que incluso intervienen el comportamiento en el área y también en la formación de esta misma. En ese sentido, ambas expertas señalan que es de vital importancia fortalecer la apreciación estética, formación del arte y la danza en general, no sólo en adultos, sino también en los más jóvenes.

“La danza en la formación de niños en colegios es fundamental. La idea de danza en la educación como una posibilidad de experimentar y conocer su cuerpo y sus posibilidades expresivas se hace muy necesario, no sólo para acercarse a ella como disciplina artística, si no que de alguna forma educar sujetos mas sensibles desde temprana edad”, dice Chery Matus.

Las Danzas del Futuro busca generar una dinámica de participación social y corporal.

Para Betania, la formación y consolidación de un público sensible a la danza también se vincula desde un trabajo personal como observador. Profundizar en los contenidos, ampliar la experiencia y compresión de la obra por parte de las audiencias.

“El boca a boca es muy importante, como también ir viviendo pequeñas experiencias, practicándolas en el cuerpo o como observador, que te hagan sentir parte del acto creativo y despertar la empatía al conocer la manera en que la danza manifiesta su estar en el mundo”.

En ese mismo sentido, la realidad de la educación dancística a nivel profesional a sido un terreno difícil en Chile, porque existe un constante cuestionamiento sobre los costos de la carrera versus las condiciones de infraestructura que ofrecen, además de las pocas opciones para la experimentación e instancias creativas.

¿Cuál es tu opinión respecto a la formación de la danza en instituciones y universidades de Santiago? ¿Cómo lo ves en regiones de Chile?

C: La formación en Santiago resulta carente de espacios experimentales y reflexión critica. Pienso que academias y centros culturales, reúnen mayor posibilidad de encuentro que la misma universidad. La institución debiese habilitar un espacio para experimentar y probar. No debemos olvidar que estamos formando personas sensibles y creativas, por tanto, eso es lo que se debiese potenciar. En regiones, veo una ventana más amplia, con una gran intención de crear espacios formativos desde lo técnico hasta lo más experimental, lo cual da muchas luces para una escena local.

B: Formación hay para todos los gustos, sólo hay que acercarse, observar a los bailarines de cada escuela, conversar con ellos y ver sus obras. Lo que sí hay que saber, y que es algo frente a lo que los alumnos tienden a defraudarse, es que la escuela es apenas el comienzo del camino a recorrer, que jamás entregará todo lo que necesitas y que todo depende de uno mismo. A veces, tener profesores tan metódicos no te permite desarrollar tus propias herramientas. En regiones, he visto un notable impulso de creadores, montajes y formación de nuevos bailarines. Me llama la atención que quieran potenciar ese cuerpo dúctil, virtuoso y grácil que por algunos años perdió protagonismo en las obras de danza. De ahí está a punto de surgir algo, si es que no ha sucedido ya y estamos demasiado centralizados para alcanzar a verlo.

                                                                                                                 Foto principal: Oropel por Fabian Cambero

Volver Ir a Noticias