Usted está aquí

Home La Fundación Modelo de Gestión

Desde sus inicios, Fundación Teatro a Mil ha centrado su quehacer en el desarrollo de proyectos orientados a facilitar el acceso a la cultura de excelencia para amplios sectores de la población, con el fin de acortar la brecha existente en nuestro país. Nos hemos preocupado de llegar a distintos rincones del país y dar la posibilidad a nuevos públicos de disfrutar de las artes escénicas nacionales.

Esta labor es responsabilidad de un equipo humano comprometido con las artes escénicas, nacionales e internacionales, el cual trabaja durante todo el año diseñando, buscando financiamiento, ejecutando y dando seguimiento a diversas iniciativas para brindar al público una oferta atractiva y diferente.

Con el paso de los años, y a partir de la experiencia, hemos armado un modelo de gestión único, sustentado en tres pilares fundamentales que se entrecruzan: los equipos de la fundación realizan un trabajo de cooperación en red que permite un modelo de financiamiento mixto.

Una vez que los proyectos cuentan con recursos para su ejecución, los equipos de las diversas áreas agregan valor a través de su trabajo y permanente innovación.

  • Dirección Ejecutiva: Se encarga de coordinar el trabajo de la fundación y elaborar la programación de cada proyecto.
  • Dirección de Comunicaciones y Asuntos Corporativos: Se encarga de la definición de contenidos, dar a conocer al público cada proyecto y liderar la línea de formación.
  • Dirección de Asuntos Internacionales y Coproducciones: Asiste a las compañías en su salida al mundo y las acompaña en sus giras.
  • Dirección de Producción: Aporta con su conocimiento y vasta experiencia en la producción artística, técnica y logística para todos los proyectos
  • Dirección Comercial y Proyectos: Se preocupa de buscar financiamiento y nuevos socios, profesionalizar la taquilla, liderar la circulación nacional e internacional y gestionar beneficios con los auspiciadores.
  • Dirección de Administración y Finanzas: Todo el trabajo ya mencionado tiene su respaldo en el trabajo legal y el manejo transparente y responsable de los recursos que entrega ésta área.
En suma, se trata de un trabajo sinérgico hacia el público, manteniendo una estrecha vinculación con todas nuestras contrapartes: compañías, espacios y salas de teatro, auspiciadores y proveedores, entre otros.

Modelo de Gestión

Con el paso de los años, y a partir de la experiencia, la fundación ha generado un modelo de gestión y financiamiento único, sustentado en dos pilares fundamentales: el trabajo de cooperación en red y un sistema de financiamiento mixto.

Trabajo de cooperación en red

1. Salas y centros culturales. Al no tener sala propia, la fundación trabaja estrechamente con otros espacios para programar espectáculos en regiones de todo Chile. Esta relación opera vinculando a las salas y centros culturales con las compañías. Ambos llegan a un acuerdo sobre la repartición del total de los tickets vendidos, una vez descontado el porcentaje que se debe cancelar para derechos de autor. En general, la recaudación se divide en un 60% para la compañía y un 40% para el espacio.

En el caso de las producciones, coproducciones y representaciones que, por gestión de Fundación Teatro a Mil, son programadas en el extranjero; la institución se reserva un 20% del precio de presentación para cubrir los gastos de la gira, y el 80% es recaudado por la compañía.

En el caso del Festival Internacional Santiago a Mil, la venta de entradas equivale a alrededor de un 5% de los costos totales del festival.

La relación con los artistas y las compañías es fundamental para planificar la programación de cada proyecto. Fundación Teatro a Mil realiza un aporte en materia de gestión y recursos humanos, dos elementos que pueden ser difíciles de costear para los creadores nacionales.

La recaudación por la venta de entradas, en el caso de los artistas nacionales, se divide completamente entre ellos y la sala en un porcentaje acordado por ambas partes. En el caso de los artistas internacionales, existen diferentes tipos de acuerdos para administrar su vínculo con la sala, la recaudación de la taquilla y la fundación.

Entendiendo que los artistas chilenos no pueden financiarse mediante la taquilla –pues aún con la sala llena, las recaudaciones son escasas–, desde el Festival Internacional Santiago a Mil 2014 que la fundación entrega un pago a las obras chilenas seleccionadas por el jurado, para que partan de una base mínima y no dependan completamente de la venta de entradas.

2. Proveedores. Como parte también del trabajo de cooperación en red, Fundación Teatro a Mil favorece el trabajo con proveedores de alta calidad que ofrecen tarifas preferenciales, pudiendo así ajustarse a los presupuestos de cada proyecto.

3. Medios de comunicación. Para todos sus proyectos la fundación establece alianzas con medios de comunicación masivos para obtener pauta publicitaria para los espectáculos mediante un sistema de canje que otorga beneficios al medio. Esto, algunas veces, implica condiciones preferenciales de cobertura para los equipos periodísticos de estos medios. Los media-partners más frecuentes de Fundación Teatro a Mil son TVN, La Tercera, El Mercurio, El Mostrador, Radio BíoBío y Litoralpress. Además de éstos, otros medios se han vinculado para proyectos específicos. Todos ellos son fundamentales para el quehacer de la fundación, pues son la principal plataforma para llegar a públicos masivos y específicos.


Financiamiento mixto    

A partir de la experiencia alcanzada desde su fundación en 2004, Fundación Teatro a Mil ha desarrollado un modelo de gestión y financiamiento único, sustentado en un profundo trabajo de cooperación en red con artistas, salas y centros culturales, proveedores y medios de comunicación, combinado con un sistema de financiamiento mixto.

La sinergia de recursos provenientes de diferentes reparticiones públicas y de la empresa privada, permite que la fundación pueda operar durante todo el año y financiar sus diferentes proyectos. Todos los recursos públicos que administra Fundación Teatro a Mil son auditados por la Contraloría General de la República y rendidos a las correspondientes contrapartes en informes, tanto en lo relativo al gasto, como a los resultados cualitativos y cuantitativos de cada uno de los proyectos.

Fondos Públicos

  • Consejo Nacional de la Cultura y las Artes. La fundación recibe una subvención anual mediante la Ley de Presupuesto de la Nación para todos los proyectos que ejecuta durante el año. Para las giras internacionales que gestiona, son las propias compañías quienes postulan al concurso Ventanilla Abierta. Finalmente, para la línea de formación ha postulado a otras líneas del Fondos de Cultura.
  • Presidencia de la República. Los proyectos en regiones, que contribuyen a descentralizar el acceso a la cultura, son posibles gracias al aporte económico de Presidencia.
  • Otros organismos públicos. La fundación recibe anualmente una subvención de la Dirección de Asuntos Culturales de la Cancillería para apoyar la circulación internacional de las compañías (pasajes y carga). También en 2016 postuló a un fondo de Corfo y Prochile para el apoyo a la profesionalización y fortalecimiento de Platea, plataforma de circulación internacional de las compañías chilenas.
  • Fondo Nacional de Desarrollo Regional. En dos ocasiones la fundación ha recibido el apoyo del Fondo Nacional de Desarrollo Regional de la Región Metropolitana para llevar obras a comunas periféricas y rurales de la región.
  • Municipios. Durante todo el año se realiza un trabajo con las comunas con el fin de que las obras de nuestro catálogo circulen en todo el país, acercando de esta manera las artes escénicas al público de regiones.
  • Centros culturales. Durante todo el año se realizan ventas de programación a estos espacios que buscan proyectos de forma independiente a su municipio.
  • Gobiernos y agencias de cooperación internacional. Muchas compañías internacionales llegan a Chile gracias a que la fundación gestiona el apoyo económico de sus países a través de sus organismos públicos o agencias culturales.

Fondos Privados

Grandes auspiciadores. Empresas privadas que creen en el proyecto de la fundación y aportan desde sus inicios a proyectos como el Festival Internacional Santiago a Mil, giras de teatro por el país, la extensión del Festival Internacional de Buenos Aires en Chile y grandes conciertos.

Estos aportes están principalmente acogidos a la Ley de Donaciones Culturales, que permite que las empresas donen recursos para proyectos culturales a cambio de una rebaja de hasta el 50% en el pago de sus impuestos. Ejemplo de esto es lo que hace Minera Escondida, que en su tarea de realizar un gran aporte al desarrollo de la cultura y su expansión en regiones; desde 1999 apoya al Festival Internacional Santiago a Mil y, desde 2010, presentan proyectos internacionales masivos en Santiago, Antofagasta e Iquique, los cuales son organizados por la fundación.

Medianos auspiciadores. Grandes y medianas empresas privadas que financian proyectos específicos. Con ellos se han logrado alianzas de apoyo mutuo y un interés mayor por el apoyo a la cultura y a los fundamentos que apoyan el desarrollo de la fundación.

Venta de taquilla. De todos los espectáculos internacionales que tienen venta de entradas, se considera un porcentaje como ingreso para la fundación.

Canje publicitario. La fundación no paga publicidad para difundir sus proyectos, sino que genera acuerdos de canje con diferentes contrapartes para promover los espectáculos.

Revisa aquí la información completa de todos nuestros socios.